14 mar. 2013

Nimio XCIII: un curioso apocalipsis en 'Y: el último hombre'

Nos encontramos en un momento en el cual el apocalipsis es muy tratado en todos los medios de entretenimiento, ya sean cine, televisión, literatura, videojuegos y cómo no, comics. Sin embargo, creo que este apocalipsis de la humanidad es habitualmente tratado (en estos años más que nunca) desde la idea de una infección zombie que asolara el mundo. Lo que hoy os traigo es otra perspectiva para un hipotético apocalipsis, aún si cabe más terrorífica que una invasión zombie. Hoy os voy a hablar de un hombre y millones de mujeres.


'Y: el último hombre' nos traslada a una realidad en la que, de súbito, un día cualquiera, a la hora X, todos los hombres de la Tierra mueren dramáticamente. Bueno, todos menos uno: Yorick Brown, el particular protagonista de nuestra historia. Y digo particular ya que Yorick no es ninguna clase de superhéroe, Yorick es un cualquiera, un mindundi, podríamos ser tu o yo. Pero la realidad es que le ha tocado vivir en un mundo únicamente habitado por mujeres y por su mono, que misteriosamente también ha logrado sobrevivir al fin.


Pues oye, como fin del mundo tampoco está tan mal, ¿no? Rodeado de mujeres, mola... Quieto 'parao'. Partimos de que Yorick tiene novia y una de sus misiones es encontrarla para saber si está bien. El problema es que ella está en Australia... Por supuesto, también habrá que averiguar cuál es el motivo de la extinción del hombre, e incluso tendremos que plantearnos si Yorick será capaz de 'replantar' de hombres la Tierra. ¡Ah! Y lo más importante, ¿cómo reaccionarán las mujeres si descubren la existencia de nuestro imberbe muchachuelo?


Sinceramente, el argumento da para mucho, y es que pronto nos damos cuenta de que un mundo habitado por mujeres no sería tan distinto del actual. Habría mujeres buenas y mujeres malas, el problema sería ver con quien te juntas. Así, Yorick estará acompañado durante toda la aventura por 355, una agente especial con la misión de protegerle, y por la Dra. Mann, una científica que podría tener la clave para resolver el misterio de la extinción. Y también se cruzará más habitualmente de lo que desearía con mujeres que le harán la vida imposible.

En sus 8 tomos podemos vivir multitud de situaciones distintas. Desde militares que no sabemos muy bien por qué quieren a Yorick hasta descubrir una compañía de teatro que intenta ganarse la vida como puede. Un abanico de posibilidades prácticamente infinito que Brian K. Vaughan aprovecha de manera que nunca decae nuestro interés hacia 'cuál será la siguiente piedra'.

 

Además, el interés de la historia varía a lo largo de la misma de manera notable. Comenzaremos centrando todo nuestro interés en la causa que ha llevado a la extinción de los machos, variando poco a poco hasta el punto en que lo que más nos interese sean los personajes, sus relaciones y cómo afrontan cada situación. Al menos para mí ese es el gran valor de 'Y: el último hombre': terminaremos queriendo a muchos personajes y eso no es nada fácil de conseguir.

En definitiva, esta es una de las mejores series que he podido leer. Una historia con intrahistorias en la que tienen cabida un montón de temas: amor, venganza, locura, odio, conspiraciónes, violencia... Todo acompañado con un apartado artístico muy notable que nos entra por los ojos desde el minuto uno. Siendo sincero, 'Y: el último hombre' no contesta todas las preguntas que debería, o al menos no del todo satisfactoriamente. Por el contrario, consigue que no se lo tengamos muy en cuenta ya que lo que nos ofrece es grandioso. Y como guinda, cierra la historia de una forma más que aceptable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario