16 oct. 2013

Resúmenes por capítulos de 'La voz de las espadas' de Joe Abercrombie

Antes de nada:
  • Iré actualizando según vaya recopilando una cierta cantidad de capítulos leídos. Es decir, sin prisa pero sin pausa.
  • Publico cada capítulo como spoiler por dos motivos: para evitar que leáis algo que no debéis y para evitar que la entrada quede excesivamente larga.
  • Cada párrafo de los resúmenes corresponde exactamente a una escena de cada capítulo.

Fin (Logen)

Logen se encuentra en la espesura de un bosque, pensando en cómo ha abandonado a sus compañeros. Repentinamente aparece un Shanka del que se deshace fácilmente, pero no es tan fácil con el siguiente. Este segundo se abalanza sobre Logen, caen rodando mientras se lanzan golpes hasta que caen por un precipicio. A duras penas, consigue agarrarse a una raíz pero su rival consigue agarrarse a su pierna. El Shanka, en una demostración de su escasa inteligencia, muerde la pantorrilla del bárbaro. Éste, en un acto de fe, decide arrojarse al vacío confiando en caer al riachuelo que le espera al final del abismo, sin ninguna garantía de salvar la vida…

PARTE I
Los supervivientes (Logen)

Logen se despierta, con el costado dolorido, en la orilla del riachuelo: había vuelto a sobrevivir. Tras comprobar su estado y comprender que si no recuperaba sus pocas posesiones no tendría mucho futuro, decide regresar al campamento donde fueron atacados por los Shanka.

Al llegar allí, empapado por la lluvia, encuentra el campamento vacío con tres Shanka muertos pero sin rastro de sus compañeros. Encuentra sus botas, su zamarra, su macuto y su querido puchero. Se plantea la opción de investigar los alrededores, una tierra plagada de Cabezas Planas, en busca de sus amigos pero finalmente decide poner rumbo hacia las montañas y salvar su pellejo. Es tiempo de ser realista, no de ser un maldito héroe. Así, Logen y su puchero, los únicos supervivientes, se ponen en camino.
Preguntas (Glokta)

El Inquisidor Glokta se dirige a realizar un interrogatorio. Al llegar a su destino se encuentra con el Practicante Frost y un pobre desgraciado que resulta ser Salem Rews, un mercader al que se le acusa de evasión de impuestos entre otros delitos. Glokta le propone confesar su falta y salvar la vida, o morir tras ser fuertemente torturado. El interrogatorio es interrumpido por la llegada del Practicante Severard, el cual informa de que el Superior Kalyne le espera. Glokta se dirige a su encuentro mientras deja a Rews en las manos de Frost.

Kalyne se muestra muy indignado con la detención de un importante sedero y exige a Glokta que sea puesto en libertad ya que es un delito ‘poco importante’. Severard irrumpe en el momento preciso ofreciendo parte del dinero requisado a Rews, dinero el cual es aceptado por el Superior y permite a Glokta continuar con el interrogatorio.

El Inquisidor se encuentra a un Rews destrozado y se dispone, enseñándole sus instrumentos de tortura, a convencerle para que firme su confesión… pero de nuevo es interrumpido por el mismísimo Archilector Sult. Glokta está convencido de que ha sido traicionado por Kalyne y se convence de que va a morir. Efectivamente, Kalyne ha tratado de acabar con él pero el Archilector no está dispuesto a deshacerse de uno de sus mejores y más efectivos hombres. Por ello, encomienda una importante misión a Glokta: debe apresar y conseguir la confesión de Sepp dan Teufel, Maestre de Ceca y un hombre de gran importancia en la Unión que ha hecho sucios negocios con los Sederos.

El Inquisidor regresa a su sala y sin dificultades consigue la firma de Rews pero le pide que añada un nombre a los ya existentes: el de Sepp dan Teufel. El Sedero será enviado a las minas de Angland. Mientras, Glokta junto a sus Practicante se dispone a arrestar al Maestre de Ceca sin dejar de preguntarse por qué hace todo esto…
Sin elección (Logen)

Logen, melancólico, recuerda cómo tuvo que dejar su hogar cuando toda su gente murió tras un ataque Shanka. Piensa en regresar y encontrar una muerte épica, morir matando… pero rápidamente desecha la idea, es mejor continuar sobreviviendo. Por lo tanto, continúa su camino hacia el Sur.

Tras cazar, se prepara para pasar una nueva noche. En un refugio improvisado, envuelto en soledad, tiene una interesante conversación con espíritus. Éstos, le hablan sobre sucesos que están ocurriendo en el mundo y le desvelan que un hombre poderoso le está buscando al Sur, un supuesto Mago de los Viejos Tiempos. De esta manera, Logen obtiene un objetivo por el que vivir: buscará al Mago para saber qué quiere de él.
Juegos de cuchillos (Jezal)

Jezal se encuentra jugando a las cartas con sus compañeros West, Kaspa, Jalenhorm y Brint. Tras desplumar a este último se da cuenta de que llega tarde a su entrenamiento para el Certamen de esgrima y marcha a toda prisa.

El Gran Mariscal Varuz, tras comprobar la incompetencia que muestra Jezal en el entrenamiento, le ordena ir corriendo hasta la Torre de las cadenas y volver. Jezal llega a lo más alto de la torre y contempla la grandiosidad de Agriont.

El capitán Jezal regresa. Varuz le pone a practicar las diferentes posturas con sus armas. Tras terminar, le plantea un nuevo plan de trabajo: mejorar los reflejos y la resistencia, entrenar con el comandante West y llevar una vida sana al menos hasta que se celebre el Certamen de esgrima.

Unas pocas horas después, Jezal y compañía salen de una taberna completamente borrachos y presencian un inquietante arresto en mitad de la noche. Deciden intervenir pero se encuentran con dos hábiles enmascarados que no se lo ponen fácil a pesar de ser integrantes de la Guardia Real. Finalmente y para evitar una desgracia, el Inquisidor Glokta interviene y conversa con el comandante West, al que conoce de la guerra. Éste explica la situación y ambos grupos se separan, deseando olvidar lo ocurrido.
Dientes y dedos (Glokta)

Glokta comienza el interrogatorio de Sepp dan Teufel pero éste pretende meter miedo al Inquisidor pavoneándose de su posición. Sin embargo, el tullido le da algunos detalles de lo que la tortura le hizo a él. Como el Archilector debe estar al caer, Glokta no se anda por las ramas. Exhorta a Teufel para que confiese y a cada negación le corta un pequeño trozo de sus dedos. Al tercer corte, el Maestre de la Ceca, confiesa…
El vasto y desolado Norte (Logen)

Logen decide esperar en medio de la nada a que el gran Mago llegue. Sin embargo, lo que aparece es un simple aprendiz, hambriento y enfermo. Malacus Quai (que así se llama el muchacho) le cuenta que viene en representación de Bayaz, el Primero de los Magos. Tras cenar, duerme abatido.

A la mañana siguiente, ambos ponen rumbo hacia la Gran Biblioteca del Norte.

Cuando están llegando a un bosque son abordados por una banda de rufianes. Cuatro desalmados de los que Logen consigue deshacerse en una lucha bastante desequilibrada y consciente de que si no se enfrenta a ellos, morirán. Durante el enfrentamiento pierden el caballo que acompañaba a Quai por lo que deciden recoger lo que puedan de los cadáveres y continuar.
Prácticas de esgrima (Jezal)

Jezal continua su preparación para el Certamen mostrando ciertas mejorías hasta el punto de casi consigue derrotar al comandante West. Varuz sigue observando importantes deficiencias en su técnica por lo que añade nuevos ejercicios a su, ya de por sí, duro entrenamiento.

El comandante y Jezal dialogan sobre la dureza de Varuz con sus pupilos y el primero le comenta al segundo que es mucho menos duro de lo que el Gran Mariscal lo era con él. Son interrumpidos por un sargento el cual insta a West a una importante reunión para tratar la posible guerra con Bethod, Rey del Norte. Sin embargo, West se siente más preocupado por la visita de su hermana y propone a Jezal que le enseñe Agriont en su ausencia, a lo que el capitán no tiene opción de negarse.

Jezal recoge a Ardee, la hermana del comandante en su casa. Queda gratamente sorprendido tanto por la belleza como por la personalidad que la chica tiene. Juntos dan un paseo por Agriont: el Cuartel General, la Vía Regia, la estatua de Harod el Grande, la de Bayaz, la Casa del Creador… En todo momento Ardee se muestra muy cercana y jovial ante Jezal hasta el punto que este se encuentra en parte incómodo y en parte emocionado. Coinciden fortuitamente con el Inquisidor Glokta, el cual se muestra cierta complicidad con Ardee ya que se conocían de tiempos pasados.
El ritual matinal (Glokta)

Glokta vuelve a encontrarse con Jezal y Ardee pero hay una pequeña diferencia con el encuentro anterior. El Inquisidor mata a Jezal y besa a Ardee. Y entonces, la puerta suena…

El Inquisidor despierta muy dolorido y es ayudado por su sirviente Barnam que le acompaña a darse un cálido y reconfortante baño.

Posteriormente desayuna junto con Frost. Para variar se enfrenta a una papilla y afronta las primeras horas del día con una gran carga de ironía.

Glokta acude hasta el despacho del Archilector. Allí conoce al Supervisor General Halleck. Cuando éste se marcha, el Archilector explica a Glokta la situación actual de la Unión: el mundo está cambiando, los banqueros y mercaderes ganan peligrosamente poder mientras el Rey es prácticamente un pelele, mirando al exterior se avecinan tiempos inquietantes tanto por Gurkhul como por Angland… y para colmo el Lord Canciller ha muerto. El Archilector es consciente que el poder está en manos del Consejo Cerrado y no está dispuesto a que otros influyan en exceso. Su intención es colocar a Halleck como Lord Canciller, un hombre fácilmente manipulable y que le dará pocos problemas. Para rematar la faena, propone a Glokta que sea su mano derecha. En primer lugar atacarán a los Sederos por medio de la Inquisición… arremeterán contra Villem dan Robb, uno de los nombres que Rews vendió en su confesión.
El primero de los magos (Logen)

Quai empeora mucho hasta el punto de no poder ni moverse. Logen ya sabe el camino hasta la Biblioteca y se debate entre abandonarlo y marchar en solitario. Rememora la muerte de los hombres a los que ya dejó a su suerte en el pasado. El aprendiz no merece unirse a éstos por lo que decide echárselo a sus hombros y comenzar el trayecto final…

Logen, con muchas dificultades alcanza el recinto de la Biblioteca. Se imagina a Bayaz como un hombre majestuoso y sin embargo se encuentra con un carnicero el cual, a pesar de su aspecto inicial… transmite algo especial. A la reunión inicial se une Calder, hijo menor de Bethod. Éste, exige con excesiva soberbia que el Primero de los Magos se reúna con su padre, a lo que responde claramente que si Bethod quiere algo, le visite personalmente. Para terminar, Bayaz habla a Logen sobre el declive de la magia y le ofrece una sabrosa comida y un baño caliente tras su largo viaje.
El labriego Heath (West)

El comandante West se encuentra en la sala de audiciones en una sofocante sesión del Lord Chambelán Hoff, el cual debe recibir a cuatro invitados para decidir si merecen ser recibidos por el Rey. En primer lugar recibe al labriego Heath, un pobre campesino que quiere presentar una queja contra su arrendador, y que es despedido rápidamente. En segundo lugar recibe a Coster dan Kault, Maestre del Gremio de los Sederos, el cual presenta una denuncia contra la Inquisición por una agresión injustificada contra los suyos. En este caso, el Chambelán también se deshace del sedero ya que su problema no le incumbe a Su Majestad. La siguiente petición está protagonizada por cuatro embajadores del Rey Bethod que piden audiencia con Su Majestad para presentarle una propuesta de paz y un obsequio. Ante este pedido, Hoff los convoca el día siguiente pero West queda muy inquieto ante uno de los visitantes: Fenris el Temible, un gigante encapuchado que lo llena de inquietud. Por último, llega a la sala Yoru Sulfur, un emisario de la Gran Orden de los Magos que pretende anunciar el esperado regreso a la Unión por parte de Bayaz. Ante la importancia de este acontecimiento, el Chambelán lo convoca a una audición especial con el Consejo Cerrado. West queda algo trastocado con todo lo ocurrido, y al ver al labriego Heath hundido en el exterior de la sala, le ofrece la poca ayuda que alguien como él le puede dar.
En la lista (Glokta)

De noche, Glokta y sus Practicantes hacen la visita de rigor a Villem dan Robb. Se adentran sigilosamente en su hogar pero se encuentran algo muy diferente a lo que están buscando. Al llegar al dormitorio encuentran estanterías tiradas, la cama destrozada, armarios rotos… y lo más importante, el cadáver de Robb tendido en el suelo. Alguien le había rebanado el pescuezo, alguien muy profesional. Ante el inconveniente, deciden continuar con el siguiente nombre en la lista de Rews.

El siguiente es Solimo Scandi… Y para sorpresa de Glokta también ha sido asesinado. Un muerto puede ser una casualidad, pero dos… alguien se está adelantando a la Inquisición matando a los hombres que aparecen en la lista, alguien tiene información que no debería…

Efectivamente, todos los componentes de la lista de Rews están muertos, así que Glokta decide informar al Archilector sobre la situación. Piensan que el topo podría ser el Superior Kalyne ya que el resto de sospechosos son de total confianza. Pero para acusar a Kalyne necesitan pruebas irrefutables por lo que idean un plan: utilizarán a Rews, le dirán a Kalyne que está libre y si aparece un asesino para encargarse del sedero sabrán que el Superior es el traidor. Sult se marcha y unos minutos después aparece el Mariscal Varuz. Éste pide a Glokta que hable con Jezal para intentar motivarle ya que ve un gran potencial en él acompañado de una preocupante falta de actitud. El Inquisidor, desganado, acepta.
Una propuesta y un obsequio (Jezal)

Jezal prosigue, distraído, con su entrenamiento, en este caso luchando contra Varuz sobre un madero de roble. Para variar, el capitán acaba en el suelo y el Mariscal le vuelve a abroncar, diciéndole incluso que en lugar de mejorar parece que está empeorando, por lo que decide endurecer aún más su plan de entrenamiento. Cuando Varuz se marcha, Jezal saca todo su enfado y busca complicidad con el comandante West… pero éste tiene cosas más importantes en las que pensar.

Después del entrenamiento, Jezal debe acudir a un acto del Consejo Abierto. En el camino se encuentra con Kaspa y su prima Lady Ariss. Para el capitán no es tan bella como se rumorea y es especialmente aburrida. Rápidamente, consigue evadirse de la situación.

Cuando llega a la Rotonda de los Lores, tiene que aguantar a Jalenhorm hablando maravillas de Lady Ariss, de la que ha quedado prendado. Afortunadamente, la sesión del Consejo Abierto se reanuda pronto con los hombres más importantes de la Unión presentes. Toma la palabra Rush dan Thuel Lord Gobernador de Dagoska, quien pide ayuda económica para poder defenderse mejor contra el Emperador de Gurkhul. Esto genera un caos en la reunión y Hersel dan Meed, representante del Lord Gobernador de Angland aprovecha la ocasión para pedir esa ayuda para su tierra ya que está amenazada por el Rey del Norte. El Lord Chambelán responde a ambos: al primero le dice que es responsabilidad suya y no de la Unión cuidar de las defensas de Dagoska, y al segundo le promete que en breve recibirá buenas noticias sobre Angland. A continuación entra en escena el Rey de la Unión con un aspecto lamentable y dos de los embajadores enviados por Bethod, Rey del Norte: Fenris el Temible y Hansul Ojo Blanco. Hansul traslada la oferta de paz al Rey con la única condición de que deben entregar Angland. En ese momento Fenris se muestra en todo su esplendor. Es un impresionante gigante con medio cuerpo tatuado que deja a todos los asistentes boquiabiertos. Cuando el Lord Chambelán se niega a esa petición, Hansul muestra el obsequio prometido. Un puñal, la oportunidad de organizar un duelo singular entre Fenris y el campeón que el Rey elija de manera que el ganador se quede con Angland evitando miles de muertes. Esta oferta también es desestimada por lo que los embajadores del Norte abandonan la reunión dejando claro que habrá guerra… La Rotonda de los Lores queda completamente sobrecogida.
El rey de los hombres del Norte (Logen)

Logen disfruta de las vistas desde su habitación en la Biblioteca. Al fin se encuentra limpio y con el estómago lleno. Recibe la visita de Quai el cual le agradece que le salvara la vida. Les interrumpe Bayaz, anuncia que Bethod está a punto de llegar y pide a Nuevededos que esté presente a su llegada. Éste recuerda su último encuentro y, sin mucha ilusión, acepta…

Ante la visita del Rey de los Hombres del Norte, Bayaz decide que Logen debe tener al menos un arma. Por ello visitan los sótanos de la biblioteca donde el mago tiene una amplia colección de armamento. Tras observar distintos tipos de armas, Logen elige una simple espada.

Bethod llega a la reunión acompañado por Scale, su hijo mayor, y una hechicera del Norte llamada Caurib. El Rey del Norte llega con una exigencia clara: el Primero de los Magos debe elegir entre estar a su lado o en su contra. Bayaz le dice que por supuesto está a su lado por lo que Bethod le confía que piensa invadir Angland y que necesitará su ayuda para combatir contra la Unión. Es entonces cuando el Mago se niega a ayudarle y Bethod le amenaza con invadir su territorio hasta el punto de que Scale tiene intención de atacar a Bayaz pero Logen se interpone. El trío abandona el recinto entre improperios… pero cuando están solos, Bayaz comenta a Logen que todo ha salido como esperaba…
Una calle entre dos dentistas (Glokta)

El Practicante Severard guía a Glokta a través de la Vía Media hasta lo que hace tiempo era un ostentoso palacio y que ahora tan solo es un espejismo de lo que fue. Se trata de la nueva ‘base de operaciones’ donde van a trabajar el Inquisidor y compañía. Un trabajo que comenzará con el asesino de los sederos al cual capturaron cuando intentó matar a Rews.

Severard y Frost muestran a Glokta la nueva sala de interrogatorios. Una sala circular decorada con un intrigante mural, una mesa con dos sillas y todos los instrumentos necesarios para que Glokta desempeñe su labor.

El interrogatorio del asesino comienza con éste profiriendo todo tipo de insultos en otra lengua. Rápidamente, Glokta consigue que el prisionero hable en la lengua común y le explica su situación. Se encuentra cerca de la Vía Media, próximo a las zonas nobles de la ciudad aunque el Inquisidor prefiere pensar que se encuentra en una calle entre dos dentistas. Uno, el mejor dentista del mundo; el otro, él mismo. Así, tras darle la oportunidad de hablar, Glokta comienza a trabajar la boca del asesino. Una boca putrefacta en la que no se echarán en falta los dientes.
Los Cabezas Planas (Sabueso)

El Sabueso y Tul Duru esperan en un improvisado campamento la llegada del resto de sus compañeros. Poco a poco van llegando: en primer lugar el siempre peligroso Dow el Negro y Hosco, y algo más tarde Tresárboles y Forley el Flojo. Dow, tras lo vivido, decide que lo mejor es ir al Sur y abandonar esas tierras repletas de Shanka pero el resto del grupo considera que él no es nadie para tomar las decisiones; en todo caso el líder debe ser Tresárboles ya que era el segundo de Logen antes de que el Sabueso lo viera morir... Al final Dow se retracta y el nuevo líder, cómicamente, decide que deben continuar hacia el Sur.

En su camino, la compañía divisa a un grupo formado por doce Cabezas Planas comiendo en un claro. Tras preparar sus armas, Tresárboles traza un plan de ataque para terminar la refriega rápidamente y sin problemas. Obviamente, Dow ignora este plan por lo que el ataque se desarrolla de una forma totalmente caótica. Con todo, liquidan a los doce enemigos sin sufrir ninguna herida. A pesar del éxtasis de la victoria, Tresárboles quita importancia a esta escaramuza ya que tarde o temprano los Shanka marcharán también al Sur llevando con ellos la muerte y la destrucción.
La senda del amor verdadero (Jezal)

Jezal se dirige una mañana más a su entrenamiento con el Mariscal Varuz. Sin embargo, lo que se encuentra es algo muy distinto: Glokta se encuentra sentado esperándole ya que Varuz está ocupado. El tullido quiere charlar sobre la motivación del capitán Luthar para dedicarse a la esgrima. Finalmente, y ante la pasividad de Jezal, le anima a que, si no está dispuesto a esforzarse y a cambiar su actitud, lo mejor que puede hacer es abandonar. Algunos se decepcionarán pero el mundo continuará adelante.

Tras esta conversación, Jezal da una vuelta por Agriont mientras medita sobre lo que le había dicho Glokta cuando un hombre se dirige a él, un tal Yoru Sulfur que parece conocerle. Este curioso hombre le habla de esgrima a lo que el capitán le comenta que va a dejarlo. Sulfur, aparentemente enloquecido le pide que no renuncie tan pronto y se aleja anunciándole que tarde o temprano se volverán a encontrar.

Más tarde Jezal decide visitar a West para anunciarle su decisión. Sin embargo, al llegar se encuentra que el comandante no está en casa y que su hermana está borracha. Ardee le habla sobre lo aburrida que está y las ganas que tiene de volver a su tierra. Cuando Jezal le cuenta su decisión de dejar la esgrima, ella se echa a reír, menciona que ha ganado una apuesta con su hermano y se dirige al capitán Luthar con una absoluta falta de respeto hasta el punto de insultarle directamente. Éste abandona la casa indignado y con muchas ganas de hacerle pagar por lo mal que le ha tratado. Es entonces cuando decide que va a demostrar tanto a Glokta como a la hermana del comandante que están equivocados: va a entrenar como nunca para así conseguir ganar el Certamen.
Cómo se educa un perro (Glokta)

Glokta y sus dos Practicantes esperan escondidos junto al muelle la llegada de su próximo objetivo. Al rato aparecen tres vulgares marineros a los que se les unen Gofred Hornlach, un ilustre sedero, acompañado por su guardaespaldas... Cuando la reunión comienza, la acción se desata: Severard mata rápidamente al guardaespaldas y Frost apresa a Hornlach. Glokta entrega una bolsa con monedas a los marineros como agradecimiento por la ayuda ofrecida a Su Majestad.

El interrogatorio comienza. Glokta informa a Hornlach de que el asesino al que contrató, un tal Carpi, ha cantado todo lo que sabía. En un primer momento el sedero niega todo e intenta apoyarse en el Superior Kalyne… pero Kalyne ya no es nadie importante tras su traición. Su siguiente estrategia es comprar a Glokta… pero eso tampoco funciona. El inquisidor le explica sus intenciones: desea que diga y haga en el Consejo Abierto exactamente lo que él quiere y para ello lo tratará como a un perro. Le va a hacer repetir las cosas hasta que se rinda asu voluntad. Y así comienzan las preguntas con la intención de que Hornlach implique directamente a Coster dan Kault, Maestre del Gremio de los Sederos.
Té y venganza (Logen)

Bayaz y compañía deciden abandonar la biblioteca ante el último encuentro con Bethod. Logen pone de manifiesto su inquietud al dar su opinión sobre el camino que han tomado, el cual considera un perfecto campo de batalla. Un terreno por el que podrían estar escondidos, vigilando, los hombres de Bethod. Nuevededos cree que la mejor opción es viajar hasta Angland pero no tiene nada claro que tengan éxito. Esa idea se acrecienta cuando Bayaz le confiesa que Caurib, la hechicera que conocieron, es mucho más peligrosa de lo que parece y que probablemente ya sepa dónde están. Logen confía en que sus caballos sean más rápidos que los de sus enemigos…

Bayaz aprovecha un alto en el camino para ‘examinar’ a Malacus Quai sobre algunas plantas. Ante la torpeza del aprendiz lo envía a limpiar los cacharros. Entonces Logen y el Mago tienen una interesante conversación sobre la magia, el conocimiento, el pasado y la sorprendente personalidad de Nuevededos. Una personalidad que nada se parece a lo que los demás piensan de él ya que a pesar de ser ‘el Sanguinario’ muestra una inteligencia y un autocontrol superior a lo normal. Y para colmo… con el don de hablar con los espíritus. Cuando Bayaz le pregunta por qué no le ha preguntado nada sobre la misión que llevan a cabo, Logen responde que no quiere saber nada porque el conocimiento solo le ha traído problemas.

Fue al mediodía cuando se desatan las hostilidades. Al girar en un recodo, encuentran a tres jinetes listos para el ataque más otros dos que se acercan por detrás. El líder es Pienegro, un viejo conocido de Logen, uno de los mejores guerreros del Norte. Éste pone al día a Logen: casi todos han terminado por rendirse al Rey del Norte e incluso el Viejo Yawl ha muerto ante ‘el Temible’, nuevo campeón de Bethod. Cuando parece que Nuevededos va a entregar su arma, asesta un golpe a Pienegro y consigue matar a dos de los caballeros mientras consigue huir junto a Quai y Bayaz. Sin embargo, no llegan muy lejos ya que Pienegro se ha encargado de cortar el camino y apostar arqueros en los costados. Tras ver que no hay huida posible, entrega su espada… pero algo comienza a ocurrir en el aire. Aparecen llamas por todos lados y los enemigos comienzan a arder como antorchas humanas. Logen aún tiene tiempo de volver a salvar a Quai… y todo termina… El Primero de los Magos por fin ha dejado ver parte de su poder. Pienegro aún continúa con vida y pide al Sanguinario que acabe con él y con su sufrimiento. Así lo hace, y agotado se da cuenta de que por más que hace en su vida… nada cambia.
PARTE II
El verdadero rostro de la libertad (Ferro)

Ferro se encuentra cavando tres tumbas para sus compañeros caídos rodeada de varios cadáveres de sus enemigos. De repente, aparece junto a ella un misterioso anciano al que intenta matar, primero con su arco y después con su daga. Pero no lo consigue, el anciano parece usar magia. Se presenta como Yulwei y avisa a Ferro de que un grupo de soldados, sacerdotes y un Devorador vienen a por ella. Intenta ignorar su presencia y una vez termina los enterramientos, Ferro se dispone a marcharse pero el anciano le aconseja que acepte su ayuda si quiere salir con vida… y ella, aunque no muy convencida, acepta.

Cuando la noche cae, ambos se ponen en marcha. Vislumbran una línea de hogueras rodeándoles y Yulwei opta por ir hacia la izquierda, donde hay mayor número de luces pero menor de soldados, ya que éstos nunca pensarían que Ferro se atrevería a huir por ahí. Al pasar junto a un grupo de tres enemigos, Ferro escucha las barbaridades que se dicen de ella y decide asesinarlos. Sin embargo, en el último momento se arrepiente y comprende en lo que se ha convertido, una simple asesina sin ambiciones. Por el contrario, Yulwei observa que aún queda algo de humanidad en ella.
La justicia del rey (Jezal)

Al llegar a la Plaza de los Mariscales, Jezal, que debe hacer guardia en una nueva sesión del Consejo Abierto, se da cuenta de que algo raro está ocurriendo. Nada más comenzar, comprende la importancia de la reunión ya que entre los asistentes aparecen algunos de los nobles más importantes de la Unión como Lord Brock o Lord Isher, además del Archilector Sult y el Juez Supremo Marovia. El Lord Chambelán anuncia que se va a debatir un asunto referente a la justicia del Rey, y cede el protagonismo al Archilector. Entre un gran alboroto, Sult acusa al Gremio de los Sederos de alta traición y hace llamar al Inquisidor Glokta para demostrarlo. El tullido aparece con Salem Rews, el asesino Carpi y Gofred Hornlach, los cuales confiesan todos los delitos y apuntan al Maestre Kault como la cabeza pensante de la trama, mostrando el gran trabajo realizado por Glokta en los interrogatorios. A pesar de las reticencias por parte de algunos nobles como Lord Brock o el Juez Morovia, el Gremio de los Sederos es disuelto, se ordena el arresto del Maestre Kault y se abre un concurso para adjudicar los derechos comerciales con Westport.

Cuando Jezal abandona la sesión, la noticia ya se ha extendido y el caos crece. Ardee se encuentra en la plaza, y tras un cierto titubeo, Jezal se acerca esperando una disculpa por su parte. A pesar de que esto no ocurre, se marchan juntos a dar un paseo y el capitán comienza a comprender sus sentimientos por ella.
Vías de escape (Glokta)

Glokta llega a la sede del Gremio de Sederos acompañado por Practicantes y un grupo de soldados encabezados por el teniente Jalenhorm para detener a Coster dan Kault. Entran a la fuerza y comienzan a detener a toda persona relacionada con el Gremio. Al fin, el Inquisidor alcanza el despacho personal de Kault y se lo encuentra con la soga al cuello dispuesto a suicidarse. El Maestre, enloquecido, mantiene una breve conversación con Glokta: el auténtico traidor en la Inquisición es el secretario del Archilector Sult, no el Superior Kalyne, y los auténticos enemigos del Rey están por todas partes: en el Consejo Cerrado, en los bancos, en la Universidad... El Practicante Frost está a punto de detener a Kault cuando salta por la ventana, pero no lo consigue y termina ahorcado.
Tres señales (West)

West continúa ayudando al Mariscal Varuz en el entrenamiento de Jezal. El comandante vuelve a caer derrotado ante un capitán Luthar que ha mejorado ostensiblemente en las últimas semanas. Antes de marchar a ver al Mariscal Burr charla con Jezal e interpreta que va detrás de su hermana, y decide ‘prohibirle’ que sigan quedando juntos.

Cuando West llega al despacho del Mariscal, se lo encuentra con un semblante serio. Como habían anunciado los embajadores de Bethod, antes de comenzar la guerra enviarían tres señales. Y esas señales son las tres cabezas de sendos oficiales. Por lo visto, el Rey del Norte ya ha llegado a Angland y el caos se ha desencadenado. Para colmo, el gobierno no se toma en serio esta amenaza pero el Mariscal opina que Gurkhul podría aprovechar la situación para atacar Dagoska. Por este motivo, Burr pretende atacar a Bethod lo antes posible para solucionar el tema de Angland, a pesar de los impedimentos que están poniendo algunos nobles por el conflicto de los Sederos. Para ello, West es nombrado miembro del estado mayor, cargo que recibe con reticencias por su condición de plebeyo pero que posteriormente ve como una gran oportunidad.
La tienda de utilería (Logen)

El trío formado por Logen, Bayaz y Quai llegan en barco a Adua, el centro neurálgico de la Unión. Nuevededos, acostumbrado al desolado Norte, alucina al ver una ciudad de tales dimensiones con cientos de miles de habitantes. Una ciudad agobiante que incluso le pone mal cuerpo, y una gente que aparentemente le odia sin motivo alguno.

Logen da el primer paseo por la ciudad teniendo especial cuidado en no alejarse de sus compañeros. Llegan a la llamada Vía Media camino de una tal Agriont, adonde se dirigen. En el camino contempla las grandísimas diferencias sociales que existen en la ciudad sin ser capaz de comprender las razones.

El grupo visita una tienda de utilería donde Bayaz quiere comprar unas ropas más espectaculares que las que llevan tras el largo viaje, ya que de otra manera serán incapaces de entrar en Agriont. Logen no entiende la necesidad de tales cosas, pero tras esto están preparados para representar el gran regreso del Primero de los Magos a la Unión.
Los bárbaros a las puertas (Jezal)

Jezal nota su mejoría física desde que se tomó en serio el Certamen. Sin embargo, tras la prohibición de West, no para de pensar en Ardee. Tras su recorrido matutino, se dirige a la ciudadela para continuar su entrenamiento junto a Varuz. Se sorprende al ver que el Mariscal ha organizado un duelo ante West con público. Puede distinguir a personajes muy importantes como el Juez Marovia, el Principe Ladisla, el Inquisidor Glokta… y Ardee. Jezal muestra su mejor nivel y logra una victoria clara dejando al público gratamente sorprendido. Cuando Ardee se acerca para hablar, él simplemente se aleja…

Jezal llega a la puerta Sur para hacer su turno de guardia. Allí se encuentra a Yoru Sulfur, el loco que conoció por Agriont, esperando a su señor. Aparece entonces un curioso grupo: un anciano que tiene la indecencia de hacerse llamar Bayaz como el Primero de los Magos, un joven enfermizo y un inquietante bárbaro. Por lo visto, los tres van a reunirse con el Lord Chambelán y Jezal decide acompañarlos ante el temor de un atentado por parte del bárbaro pero lo único que éste hace es asombrarse con todo lo que contempla. Al llegar al despacho de Hoff, alcanza a ver en su interior al Juez Marovia y el Archilector Sult: una reunión por todo lo alto.
Luego (Glokta)

Glokta vuelve a reunirse con el Archilector. Descubre que Sult sabía en todo momento que el traidor no era el Superior Kalyne sino su secretario. Es más, parece que ha organizado todo para lograr acabar con los Sederos. El Inquisidor solicita investigar a los banqueros Valint y Balk que mencionó el Maestre Kault antes de su muerte pero Sult desestima esa petición y le encarga una nueva misión. Un grupo de viajeros, encabezado por un anciano que dice ser Bayaz, ha llegado a Adua reclamando su puesto en el Consejo Cerrado. Glokta debe descubrir quiénes y cuáles son sus intenciones reales antes de que sea demasiado tarde.
Peor es la muerte (Ferro)

Ferro y Yulwei continúan su camino, aprovechando las extrañas habilidades del anciano para poder atravesar las tierras plagadas de soldados del Emperador Uthman sin que la reconozcan. Ferro intenta oponerse cuando se entera que se dirigen hacia el Norte ya que a ella no se le ha perdido nada en la Unión… pero de momento, sigue a Yulwei.

La curiosa pareja observa la gran flota de barcos que Gurkul ha conseguido reunir. A Ferro esto le resulta indiferente pero Yulwei se siente en la obligación de prevenir al Norte.La curiosa pareja observa la gran flota de barcos que Gurkul ha conseguido reunir. A Ferro esto le resulta indiferente pero Yulwei se siente en la obligación de prevenir al Norte.

Una larga columna de esclavos se cruza con ellos. Al ver la escena, Ferro siente la necesidad de matar a todos los soldados que acompañan a los esclavos pero Yulwei consigue calmarla. Cuando se marchan, uno de los soldados ofrece a Ferro una de las niñas de esa fila y tras volver a luchar con sus deseos, prosigue el camino. Ferro se siente muy identificada con esos esclavos ya que una vez estuvo en su posición…
Bichos raros (Logen)

Logen despierta en sus nuevos aposentos y se siente contrariado al observar Adua por el balcón. No se siente cómodo en esas tierras pero decide dar un paseo para comprender mejor ese lugar y sus habitantes. Antes de ello, Bayaz le comenta lo disgustado que está por el recibimiento que le dieron en la ciudad.

Logen camina tranquilamente por las calles, escrutando detenidamente todo lo que le llama la atención: una simple fuente, una tribuna para un tal Certamen, las estatuas de la Vía Media, una gente completamente diferente a lo que está acostumbrado a ver en el Norte… Finalmente, llega a la Casa del Creador y se sienta en un banco. Se le une una bella mujer, apesadumbrada que dice no encontrar su sitio en el mundo, algo muy parecido a lo que siente Logen. Y la mujer, tras una breve conversación, tal como llegó, se marcha…

Nuevededos se despierta en mitad de la noche con ganas de orinar. Cuando se dirige al baño, es sorprendido por una figura de mujer que susurra su nombre y que Logen confunde con su difunta esposa. Cuando esa silueta se abalanza sobre él… aparece una luz cegadora. La sala está destruida y Bayaz aparece mencionando que probablemente la figura que les ha visitado era un Devorador.
Preguntas (Glokta)

Severard informa a Glokta sobre los hechos acontecidos en la Torre de las Cadenas, lugar donde se alojan el supuesto Bayaz y compañía. También comenta el seguimiento que hicieron al bárbaro de nueve dedos, al que vieron hablar con la propia Ardee West. El Inquisidor encarga al Practicante que realice una investigación secreta sobre el banco Valint y Balk.

Glokta, entre terribles dolores, asciende hasta el último piso de la Torre de las Cadenas para visitar los aposentos del Primero de los Magos.

Al entrar a la sala donde ocurrió el incidente, Glokta se sorprende por el estropicio causado. Lo recibe un tal Malacus Quai, aprendiz del Primero de los Magos, que avisa a Logen para que responda unas preguntas. Éste da buena cuenta de lo ocurrido la noche anterior y deja al Inquisidor desconcertado con afirmaciones como que en el pasado fue campeón de Bethod. A continuación se les une Bayaz, el cual confirma que los destrozos fueron causados por su magia y se siente algo molesto por la impertinencia de las preguntas que hace el Inquisidor. Glokta, finalmente le confiesa que duda sobre su identidad y Bayaz le reta a que vuelva con pruebas demostrado que es un farsante.
Nobleza (Jezal)

Jezal se prepara para asistir al Certamen e intenta desayunar aunque no tiene apetito por los nervios. Se encuentra muy motivado pero algo trastoca sus planes: una nota en la que Ardee le propone verse en secreto esa misma noche.

El capitán llega a la Plaza de los Mariscales, lugar donde se disputan los combates. Tras un discurso del Lord Chambelán Hoff en el que expresa la negación a cancelar el Certamen por culpa de la guerra del Norte, los participantes acceden a la arena. Jezal debe luchar en este primer día contra un tal Kurtis dan Broya. Tras un inicio dubitativo por culpa de la presión y los nervios, el capitán Luthar se suelta y consigue vencer fácilmente a un rival claramente inferior.

Jezal, acompañado de sus amigos, celebra moderadamente la primera victoria en el Certamen. Se encuentra ante el dilema de continuar ahí, aburrido, o ir al encuentro con Ardee. West se muestra preocupado por la guerra y antes de marcharse informa a Jezal que en apenas cuatro semanas embarcarán camino a Angland. El capitán Luthar no tarda en abandonar la taberna, y tras volver a dudar sobre la cita con la hermana del comandante, pone rumbo a su cama.

Sin embargo, Jezal no puede reprimirse y va al encuentro en la estatua de Harod el Grande, dudando si Ardee no se habrá marchado decepcionada. Allí está, y sin previo aviso besa a Jezal apasionadamente, el cual arroja a la basura sus dudas sobre ella, su hermano y la diferencia social que les separa. Ardee, como castigo por llegar tan tarde, se marcha divertida mientras el capitán Luthar no puede esperar al siguiente encuentro…
Trabajo sucio (Sabueso)

El Sabueso encuentra una pequeña casa ardiendo mientras explora el bosque. Al regresar al campamento encuentra a su grupo discutiendo, para variar… Cuando comunica su descubrimiento, Tresárboles le insta a que los guíe hasta allí.

Cuando los Mejores Guerreros llegan a la casa se encuentran con una desagradable sorpresa: una familia ahorcada, incluyendo un par de niños. Tresárboles decide que deben perseguir a los culpables para descubrir qué se está cociendo por la zona, así que el Sabueso comienza a buscar el rastro.

El Sabueso se asombra de lo sencillo que es seguir el rastro, pensando incluso que podría ser una trampa. Al fin, encuentra cinco hombres descansando en un claro. El grupo se prepara para atacar…

En un instante, silenciosamente, consiguen acabar con tres de los hombres y apresan a los otros dos. Uno de ellos resulta ser Groa el Fangal, un viejo conocido de Dow el Negro. Éste les cuenta que Bethod se ha impuesto a todo el Norte convirtiéndose en Rey y ha declarado la guerra a la Unión. El Fangal pide un duelo para salvar su vida pero Dow se lo niega y lo mata. A pesar de las reticencias, también acaban con el otro muchacho ya que no se fían de dejarlo libre.

El grupo piensa su próximo movimiento tras enterarse de las últimas noticias sobre Bethod y esa guerra contra la Unión. Tresárboles teme un ataque por parte de los Shanka ya que nadie podría defender el Norte. Su única opción es avisar al autoproclamado Rey del Norte. Forley se ofrece a actuar de mensajero aun sabiendo que las posibilidades de sobrevivir son mínimas.
Palabras y polvo (Glokta)

Glokta está dispuesto para ver un combate del Certamen que enfrenta al oficial Kurster contra Bremer dan Gorst. A pesar de su tosco aspecto, Gorst demuestra ser un gran espadachín con un estilo muy peculiar, y logra una victoria fácil. Gracias a esto, Glokta pasa un buen rato y gana bastante dinero apostando.

El Inquisidor visita la Universidad, o mejor dicho en lo que se ha convertido después de un acusado declive. Allí se reúne con Silber, Administrador de la Universidad y cuatro Adeptos: el de Química, el Metálico, el Mecánico y el Médico. Tras una breve charla sobre los resultados de sus investigaciones, Glokta les traslada su interés sobre sustancias explosivas, por lo que Saurizin, el Adepto Químico, toma la iniciativa y pide al Inquisidor que le acompañe.

Saurizin le muestra en su laboratorio el funcionamiento de una sustancia explosiva que provoca un denso humo y un olor repugnante. Glokta queda muy decepcionado ante los efectos de ese polvo y deja al Adepto Químico suplicando por una subvención. Se encuentra con Silber y le pregunta acerca de la magia. El Administrador le conduce ante la presencia del Adepto Histórico.

El Adepto expone un breve resumen de la historia de la Unión, relatando la llegada de Bayaz, la unificación de reinos por parte de Harod el Grande e incluso lo poco que se sabe de las edades oscuras y Kanedias, el Maestro Creador.

El anciano traduce un manuscrito en el que se cuenta el fin de Kanedias, muerto de la mano de Bayaz en la mismísima Torre del Creador. Supuestamente, tras la lucha, donde se perdió la Semilla, el Primero de los Magos se quedó con la llave de la torre, y Glokta considera que ese dato puede ser suficiente para desenmascarar al impostor.
Los notables dones del Hermano Pielargo (Logen)

Al despertar un día más en Adua, Logen encuentra a un parlanchín personaje en los aposentos. Se trata del Hermano Pielargo, un miembro de la Orden de los Navegantes que ha sido llamado por Bayaz para realizar un viaje a los confines del mundo. Cuando el Primero de los Magos se reúne con ellos, les comenta que partirán cuando llegue el último miembro de la expedición. Hasta entonces, se deben hacer los preparativos, por lo que Logen y Pielargo comienzan a buscar el mejor barco posible para su misión.

El Hermano Pielargo narra a Logen algunos de los viajes que ha realizado a las ciudades más bellas del mundo. En cierto momento, el navegante decide tomar un atajo por los barrios bajos para llegar al puerto. Mala idea, ya que se ven enfrascados en una trifulca en la que unos pordioseros intentan robarles. Nuevededos consigue que salgan airosos de la situación, no sin una gran dosis de suerte, y prosiguen su camino hasta los muelles.
Las de su especie jamás se rinden (Ferro)

Ferro y Yulwei al fin avistan Dagoska. El anciano decide adelantarse para encontrar la mejor manera de evitar a la multitud de enemigos que los separan de la ciudad. Es entonces cuando ella aprovecha para escapar de Yulwei y, tras un descanso, proseguir su aventura de venganza en solitario.

Ferro despierta alertada por unos gritos. Tras comprender que la han encontrado, intenta escapar pero se encuentra con seis enemigos. Acaba sin mucha dificultad con cuatro de ellos, pero al enfrentarse con un chico comprende que algo no va bien. Se trata de dos Devoradores que pretenden llevarla ante el Emperador. Cuando Ferro está a punto de desmayarse, aparece Yulwei, que haciendo uso de sus artes mata a los dos Devoradores con fuego y agua. Ferro comprende que debe acompañar al viejo si quiere sobrevivir.
Me quiere... no me quiere (Jezal)

Jezal disputa el combate que le llevará a la hipotética final contra Gorst. En este caso, el resultado está empate a dos, quedando por disputarse el decisivo punto. El Maestro Filio, su rival, aparenta estar mucho más fresco tras más de media hora luchando, y así… comienza el asalto.

El capitán Luthar se encuentra con sus compañeros jugando a las cartas en una taberna celebrando la victoria en el definitivo asalto. El grupo habla en tono socarrón sobre distintas chicas mientras él permanece ajeno a la conversación hasta que se menciona a la hermana de West, a la cual tildan de chica fácil. Jezal, furioso, amenaza a sus tres compañeros: si vuelven a hablar así de Ardee, se las verán con él. Nervioso, abandona la sala meditando sobre qué ha hecho esa chica para cambiar su carácter hasta tal punto, y se autoconvence de que realmente Ardee solo está jugando con él, despreciándole. Sin embargo, cuanto más piensa en ello, más atraído se siente por ella.
La semilla (Glokta)

Glokta se despierta temiendo llegar tarde cuando su madre le pregunta sobre el paradero de la Semilla. De repente, su madre no está sino que en su lugar encuentra al Archilector Sult, que le habla sobre viejas guerras. De nuevo, una voz femenina le vuelve a preguntar por la Semilla. El Inquisidor queda paralizado por el terror mientras una mujer sumamente fría le registra buscando esa Semilla, la cual se perdió tras la muerte de Kanedias…

El Inquisidor salta de la cama, se trastabilla y cae al suelo. Al incorporarse, el dolor es insoportable. Su criado acude raudo y decide llamar a un médico para que examine el brazo de Glokta. Todo era un sueño en el que ha mezclado los hechos narrados en el manuscrito del Adepto Histórico y lo que le contó el norteño en la Torre de las Cadenas. Aun así… siente gran inquietud: la puerta debería estar cerrada con llave pero el criado Barnam pudo entrar sin problemas.

Glokta contempla un cuerpo totalmente deformado, un crimen brutal que cobra importancia al haber ocurrido solo a unos metros de los nuevos aposentos de Bayaz y compañía. Severard comenta sus averiguaciones sobre Valint y Balk. Éstos son unos banqueros a los que nadie conoce en persona pero a los que todo el mundo parece deber dinero. Glokta pide al Practicante que lleve el cadáver a la Universidad donde podrían encontrar alguna respuesta para este misterioso asesinato.

Glokta espera unas explicaciones convincentes sobre la muerte para llevárselas al Archilector. Sin embargo, el Adepto Médico no puede precisar ni el género ni la edad del cadáver, pero sí la razón de la muerte: otro humano lo ha devorado parcialmente. Se ven interrumpidos por la llegada del Superior Goyle y tres Practicantes que parecen haber salido de un circo. Goyle se pavonea delante del Inquisidor y tras ver el cuerpo destrozado y saber la opinión del Adepto le obliga a olvidarse de todo y confirmar que la muerte está causada por simples perros.
Nunca apueste con un mago (Logen, Jezal y Glokta)

Logen, Bayaz y Quai esperan el comienzo de la gran final del Certamen de esgrima mientras el norteño piensa en las grandísimas diferencias que hay entre los duelos del Norte y de la Unión. El Primero de los Magos, con un tono divertido como casi siempre, le propone apostar sobre quien va a ganar. Logen apuesta por Gorst, Bayaz por el capitán Luthar.

Bremer dan Gorst y Jezal dan Luthar están preparados para disputar el combate más esperado de las últimas semanas. El primero se muestra absolutamente indiferente mientras que el segundo siente el absoluto apoyo del público. Desde el primer segundo se aprecia que Gorst tiene la intención de acabar el combate por la vía rápida con sus brutales golpes y su poco ortodoxa esgrima. La táctica del capitán Luthar es cansar al adversario e imponerse por su resistencia, pero no tarda tiempo en darse cuenta que eso no servirá. El primer punto llega con un Jezal que cae fuera del círculo. El segundo cae también a favor de Gorst tras lograr salvar una situación comprometida y propinando un fuerte golpe en el costado del capitán. En el descanso, West propone tirar la toalla pero el Mariscal Varuz está convencido de que Jezal es capaz de vencer a ese salvaje…

Glokta disfruta de lo lindo al ver como el capitán Luthar está recibiendo una auténtica paliza del grandullón Gorst. Éste, no tarda en poner el 3-0 en el marcador… Pero sin embargo, el siguiente punto va para Jezal al realizar un movimiento brillante. El cambio en las tornas es muy notorio y el Inquisidor no tarda en pensar que algo extraño sucede. Al observar las gradas, descubre al supuesto Bayaz con un gesto de profunda concentración…

Logen muestra su enfado al descubrir lo tramposo que es el Primero de los Magos, el cual consigue con sus habilidades que los dos contendientes empaten a tres. El definitivo asalto comienza como el resto, con un Grost claramente superior, pero en cierto momento Bayaz vuelve a actuar consiguiendo que Jezal gane el Certamen de manera espectacular. Todos los asistentes le felicitan por la victoria y es conducido ante el propio Rey de la Unión, que patéticamente confunde al ganador con su hijo menor, confesándole que el sucesor idóneo es él en lugar de su hermano. Afortunadamente, esto solo es escuchado por unos pocos asistentes en el palco real.
El público ideal (Glokta, Logen y Jezal)

Glokta se reúne con el Archilector Sult y le pone al corriente de los resultados de sus investigaciones sobre el Bayaz impostor: el ataque a la Torre de las Cadenas, la llegada del Navegante, el asesinato a las puertas de sus nuevos aposentos y, sobretodo, el manuscrito histórico que narra cómo Bayaz se llevó la llave de la Casa del Creador. Ante esta revelación, el Archilector planea desenmascarar al impostor en la fiesta en honor al campeón del Certamen, donde se reunirán las más altas esferas de la sociedad.

Logen no se termina de sentir cómodo en esa fiesta a la que han sido invitados ya que no conoce las costumbres de la gente de la Unión. Ahí conoce al comandante West, un norteño que se interesa por si conoce de primera mano a Bethod. Nuevededos no escatima en explicarle lo bien que lo conoce ya que luchó a su lado, y relata con todo lujo de detalles cómo se comporta en la guerra, sus tácticas y sus estrategias más comunes.

Jezal, muy ilusionado al principio, asiste a la fiesta en su honor para ver como todos los invitados le ignoran. Cada cual está a lo suyo, llevando a cabo negocios, hablando sobre los avances en la guerra, tratando sus problemas personales… El capitán Luthar descubre que entre los asistentes hay personas a las que desearía no volver a ver, como por ejemplo el tal Bayaz y sus compañeros. Y entre esas personas se encuentra el Inquisidor Glokta con gesto adusto como si en cualquier momento fuera a lanzar una acusación en su contra.

Glokta atiende al discurso del Lord Chambelán en el que ensalza el futuro de Jezal dan Luthar, poniendo el ejemplo de otros ilustres ganadores del Certamen como el Lord Mariscal Varuz o el comandante West. A continuación, Hoff da paso a una sorpresa preparada por el Archilector para uno de los invitados: una obra teatral sobre la muerte de Juvens y la consiguiente venganza de Bayaz…

Logen aguanta incrédulo ante los divertimentos de la Unión. Sin embargo, Bayaz se muestra furioso al ver la obra de teatro al ser consciente de que se trata de un ataque intencionado contra su persona.

Tras el final de la obra, el Archilector presenta al supuesto Mago al resto de los invitados y se enzarzan en un duelo dialéctico. Sult le provoca diciéndole que por qué ha regresado precisamente ahora, a lo que Bayaz afirma que por supuesto ha venido a Adua muchas veces, incluso ha ayudado en el reinado de diferentes reyes bajo diferentes nombres como Bialoveld o Zoller. Ante la petición de que muestre su poder, el Primero de los Magos prefiere no estropear la fiesta.

Logen comprende que el enfrentamiento verbal se dirige hacia un desenlace violento. Distingue unas figuras enmascaradas listas para actuar en cualquier momento, por lo que se prepara para luchar. El tal Sult exige una prueba de su poder o ver la llave de la Casa del Creador, a lo que Bayaz responde mostrando una varilla negra, y emplaza a Jezal y Glokta para que al día siguiente sean testigos de la apertura de la Casa. Además, rompe la silla del Archilector, cayendo este al suelo, y dejando una anecdótica prueba de su Arte.
La Casa del Creador (Glokta, Jezal y Logen)

Glokta acompaña a Jezal, al presunto Mago y al norteño por la ciudad preguntándose cuándo acabaría la farsa… o si finalmente no habría ninguna farsa. El grupo llega a la Universidad y Bayaz desestima la ayuda ofrecida por el portero ya que, sorprendentemente, conoce a la perfección el edificio.

Jezal no alcanza a comprender por qué el supuesto Bayaz le ha elegido a él para acompañarle en un día tan importante. Mientras avanza por la Universidad, el supuesto mago narra violentos hechos del pasado, de cuando la Unión no existía como tal.

Logen y el resto del curioso grupo se reúnen con el Jefe de los Guardianes de la Casa. Bayaz solicita acceder hasta el puente que lleva hasta la puerta de la Casa del Creador y el Guardián les acompaña. Nuevededos se inquieta al sentir lo que muchos llaman el aliento del Creador.

Según avanza hacia la puerta, Glokta siente un miedo irreprimible. El Mago utiliza la llave en una imperceptible cerradura. En un principio no ocurre nada y Glokta cree que la farsa ha concluido... Sin embargo, se comienzan a escuchar algunos mecanismos internos y finalmente la puerta se abre. El cuarteto se dispone a entrar a la Casa del Creador sin tener muy claro lo que encontrarán en su interior.

Jezal se adentra en la torre sintiéndose cada vez peor, descubriendo que todo lo que pensaba el día anterior había cambiado. Observa la inmensidad del recinto, repleto de mecanismos muy extraños e incluso con un mapa del Círculo del Mundo sobre el suelo. Cuando el grupo prosigue la visita, Jezal está a punto de perderse pero Bayaz consigue llamar su atención a tiempo.

Logen avanza por la torre cada vez más harto de continuar allí. Reconoce el olor de los Shanka, y Bayaz le explica que el Creador los creó allí para luchar contra los Magos. Jezal se toma a broma la existencia de los Cabezas Planas por lo que Logen se enoja… Toda su vida ha estado luchando contra ellos y le han arrebatado todo.

El grupo sigue la visita a la Casa del Creador y tras llegar a un nuevo vestíbulo Glokta se pregunta cuánta gente vivía allí. Bayaz le responde que en sus últimos tiempos tan solo habitaban allí Kanedias, su ayudante Paremias y su hija Tolomei. El Inquisidor aprecia que tras nombrar a la hija del creador Bayaz muestra cierta vacilación.

Cuando llegan a cierta zona, el Mago vuelve a utilizar la llave y se interna en una nueva sala seguido por Logen. Nuevededos ve a Bayaz absorto mirando un atril en el que hay una caja de metal cuadrada y un artilugio desconocido con la propia marca del Maestro Creador inscrita. Bayaz le explica que es la más terrible de las armas, el Divisor, que mató al propio Juvens. Juntos, intentan levantar la pesada y curiosa caja.

Jezal también se adentra en la sala donde están Nuevededos y Bayaz, y se siente realmente poderoso al observar todo Agriont desde las alturas. Sin embargo, Glokta está realmente inquieto y nervioso ya que, para llegar a tener esas vistas, no han subido ni un simple escalón. Así, el capitán Luthar vuelve a sentir la desazón anterior.

Bayaz narra a Logen la lucha contra Kanedias entre esos muros, y cómo tras arrojar a Tolomei, él hizo lo propio con el Maestro Creador.

Glokta y compañía reciben con gran alegría el aire fresco al abandonar la torre. El Inquisidor se pregunta qué será la caja que el Mago está sacando a manos del norteño. Cuando el Guardián los recibe, se sorprenden de que apenas ha pasado media hora desde que entraron a la Casa mientras en su mente han permanecido dentro sobre medio día. Glokta y Bayaz se citan en un futuro para dialogar seriamente sobre las intenciones de ambos.
Como a un perro (West)

West se dirige a la Puerta del Sur para solucionar cierta revuelta. Al llegar allí se encuentra con algunos soldados heridos, una chica armada con una daga en posición hostil y un anciano. La pareja muestra un salvoconducto firmado por el propio Lord Hoff y se identifican como visitantes del Sur ajenos enemigos de los gurkos. El comandante West consigue que la chica entregue su arma y ordena a un soldado que los acompañe hasta Agriont mientras él se marcha.

West acude a una armería en nombre del Mariscal Burr para que se acelere la fabricación de armas para las levas. Tiene una fuerte discusión con el comandante Vallimir, el Superintendente de las Armerías Reales, y pierde un poco los estribos cuando éste menciona ciertos comentarios sobre la posición de su familia y sobre su hermana. Finalmente, consigue lo que pretendía.

El comandante siente un gran dolor de cabeza y decide descansar un rato en sus aposentos. Allí encuentra a Ardee, bebiendo, y preparando una carta para quedar con alguien. West enfurece al imaginar que el mensaje es para Jezal y comienza a discutir airadamente con su hermana. Sin saber muy bien cómo, de repente se encuentra golpeándola y al recuperar la razón entra en pánico. Ardee le cuenta como se ha sentido durante mucho tiempo, lo que le ha echado de menos y rememora cuando su propio padre les pegaba. Acusa a West de haberse convertido precisamente en él y se marcha en busca de Jezal.
Cada cual es su propio Dios (Ferro)

Ferro se encuentra en una sala repleta de lujos rodeada de desconocidos de los que desconfía, empezando por el gigantón de nueve dedos hasta el viejo calvo llamado Bayaz. Éste habla con Yulwei sobre lo que ocurre en el Imperio de Gurkhul y otras noticias. El Primero de los Magos le hace a Ferro preguntas extrañas, tomándole el pelo y ella, furiosa, le ataca. Tras aplacar los ánimos, los dos Magos se quedan hablando en privado. Ferro conoce a un tal Hermano Pielargo, un sacerdote al que ignora y se centra en la conversación entre Yulwei y Bayaz. Dialogan sobre cosas ajenas a ella como Juvens, Kanedias, el Otro Lado, la Semilla, los Contadores de Secretos o el futuro que se avecina, y aparentemente mantienen posturas enfrentadas pero el viejo calvo parece ser el auténtico líder e impone su opinión. Bayaz propone a Ferro que lo acompañe en su próximo viaje y tras las objeciones iniciales, el Primero de los Magos le ofrece una venganza mucho mayor que la que ha buscado hasta ahora, apuntando directamente a Khalul el Profeta, la mano que maneja al Emperador. Ella acepta a pesar de que Yulwei la abandonará para volver a su misión en el Sur.
Viejos amigos (Glokta)

El Inquisidor Glokta recibe una inesperada visita en sus aposentos. Se trata del comandante West, su mejor amigo en el pasado, el cual le pide que cuide a su hermana cuando él parta a la guerra. Glokta se enfurece y le responde que no queda nada de su amistad, le echa de su casa y le reprocha no haberlo visitado ni una sola vez al volver del Imperio de Gurkhul tras su cautiverio. West le descubre la verdad: le visitó en un par de ocasiones pero su madre le echó de su casa. El Inquisidor queda profundamente impactado y siente renacer esa antigua amistad. Apoya a su amigo West, el cual está destrozado por haber fallado a Ardee, y le promete que hará todo lo que pueda por ella en su ausencia.
De vuelta al barro (Sabueso)

El Sabueso divisa el gran cambio que ha dado Carleon desde la última vez que estuvo allí, convirtiéndose en una inmensa ciudad amurallada. Se reúne con el resto de los Mejores Guerreros los cuales preguntas a Forley si está seguro de querer hacerlo. El Flojo, convencido, se despide de sus compañeros y parte a informar a Bethod de los últimos movimientos de los Shanka.

Como habían planeado, Tresárboles espera a los mensajeros solo mientras el resto esperan escondidos la señal para entrar en acción. El Sabueso anuncia la llegada de un grupo de diez jinetes y un carro. El líder del grupo es Malasangre, uno de los Caris de Bethod, e invita a Tresárboles a que lo acompañe para discutir sobre los Shanka en Carleon junto al príncipe Calder ya que Bethod está en Angland guerreando. Tresárboles exige ver antes a Forley, y ante la insistencia, Malasangre arroja un saco con la cabeza del muchacho. Tras esto, no hay señal que valga y el Sabueso comienza el ataque con su arco. Uno a uno, Dow, Hosco y compañía matan al grupo completo, incluyendo a Malasangre, el cual muere a manos del Sabueso en un ataque de ira. Los Mejores Hombres dejan su cabeza clavada en una lanza a modo de señal y Tresárboles decide viajar al Sur para unirse a la Unión en la guerra contra Bethod y darle una merecida muerte.

Los cinco guerreros entierran al bueno de Forley lejos de los caminos y muy emocionados se despiden de él con la convicción de que el mejor de ellos ha vuelto al barro.
Desconsuelo (Jezal)

Jezal se vuelve a encontrar con Ardee la noche antes de partir a la guerra en Angland. La hermana de West tiene un moratón en la mejilla pero le quita importancia culpando a una pequeña caída. Mientras dan un paseo, Jezal se declara abiertamente a Ardee a pesar de estar rodeados de otras personas, le pide que le espere hasta que regrese y ella le tranquiliza diciéndole que por supuesto le esperará.

Jezal hace tiempo hasta que finalmente partan hacia Angland, pensando en cómo ha dado pie a que le alcance el amor. Repentinamente, un correo del Rey llega y le entrega un mensaje directo: debe acudir al despacho del Juez Marovia de inmediato.

Al llegar al despacho, Jezal encuentra que junto al Juez Marovia se encuentran el Mariscal Varuz y Bayaz. Este último le informa sobre su próximo viaje y le ofrece que le acompañe ya que un buen espadachín nunca está de más. Jezal declina la oferta aduciendo que debe partir inmediatamente con su compañía a Angland, pero Marovia interviene para decirle que todo está decidido. Al día siguiente, Jezal comenzará un viaje de incierto desenlace hasta los confines del Mundo.
El Sanguinario (Logen y Jezal)

Logen se muestra especialmente contento ante la idea de abandonar Adua. Intenta crear lazos con Jezal pero lo que recibe es indiferencia. Luego, Quai le narra lo que realmente les espera en el Viejo Imperio, al que se dirigen: sangre y anarquía. Finalmente, Bayaz irrumpe en la habitación y al ver que Ferro se ha marchado, envía a Logen en su busca.

Cuando Logen da con Ferro, ella está siendo atacada por tres enmascarados. Nuevededos la ayuda a deshacerse de ellos pero entonces aparecen tres nuevos. La pareja huye por las calles a toda velocidad hasta que llegan a una amplia plaza: se trata del lugar donde se disputó el Certamen. La cosa se pone fea cuando cinco enmascarados les rodean…

Jezal se maldice por no haber podido viajar junto a sus amigos a combatir en la guerra del Norte. En cambio, tendrá que acompañar al viejo calvo y un grupo de extraños en una misión desconocida.

Logen lucha contra los enmascarados como puede pero cuando unos caen, otros llegan. Ferro, acostumbrada a huir, comienza a escalar por las esqueléticas gradas y Nuevededos la intenta seguir. Sin embargo, está completamente agotado y mientras ella alcanza los tejados, él se trastabilla y queda colgando. Parece que uno de los enmascarados va a darle caza pero Ferro aparece para arrojarlo al vacío y salvar a Logen. El norteño sigue vivo por ahora… aunque para sobrevivir debe continuar corriendo.

Jezal está pensando en Ardee cuando el Hermano Pielargo llega a la habitación. Al ver a Luthar afligido, insinúa que sus problemas están originados por un amor prohibido. Jezal, incómodo, cambia de tema.

La huida prosigue a través de los tejados hasta que desafortunadamente uno se viene abajo dando con Ferro y Logen en el suelo. Ambos se separan y Logen se enfrenta con una enmascarada en una auténtica pelea barriobajera, saliendo vivo una vez más. Al reunirse, continúan corriendo sin rumbo, escuchando cada vez más cerca a sus perseguidores. Se atrincheran en una habitación donde Nuevededos consigue un espadón romo, al fin algo con lo que defenderse. Tres nuevos enmascarados entran en la sala con la clara intención de matar en lugar de capturar. Se inicia un combate en el que Logen está convencido de que va a morir, pero en el instante final, cuando todo parece perdido, le recorre una sensación familiar y casi olvidada…

Hacía un momento que Logen había dejado de ser Logen. El momento en que la furia asesina le había poseído se había convertido en el Sanguinario. Y lo mejor que hace el Sanguinario es matar. Así, mata uno a uno a los enmascarados, de maneras realmente brutales, intentando saciar su sed de sangre. Incluso tiene intención de matar a Ferro pero aparece otro rival más digno, el Quebrantapiedras. El Sanguinario espera el momento justo y lo destroza poco a poco, mofándose de él… y sin más, esa furia se desvanece y Logen se desmaya…

Nuevededos despierta, dolorido, sangrando, gimiendo, mientras Ferro tira de él para proseguir con la huida.

Jezal confía en que el viaje se suspenda si los dos salvajes no regresan pero para su disgusto ambos aparecen en la sala ensangrentados y perseguidos por tres Practicantes que exigen detenerlos. La situación se vuelve especialmente tensa hasta que Bayaz entra en escena y ante la insistencia de los Practicantes hace que uno de ellos, literalmente, estalle. Cuando los otros dos huyen, el Primero de los Magos pide al Hermano Pielargo que cuide de Nuevededos y anuncia que abandonan la ciudad de inmediato.
Los instrumentos de que disponemos (Glokta)

Glokta visita la casa donde se aloja la hermana de West. La encuentra con la cara amoratada y no tarda en relacionar esos moratones con la visita de su abatido amigo. Le menciona a Ardee la petición que le hizo su hermano, a lo que ella reacciona con indignación. Sin embargo, con un acertado discurso Glokta se gana su simpatía.

El Inquisidor visita el despacho del Archilector, el cual está abroncando al Superior Goyle por la refriega entre los Practicantes y los dos salvajes, que se saldó con siete muertes por parte de la Inquisición en plenas calles de Agriont y la huida del grupo de Bayaz. Cuando se quedan solos, Sult le anuncia su nueva misión: ha sido nombrado Superior y debe partir hacia Dagoska para descubrir qué le ocurrió a su antecesor, el cual ha desaparecido, y defender la ciudad del inminente ataque de los gurkos. Para ello, tendrá plenos poderes y un nuevo grupo de Practicantes a su disposición encabezados por Vitari, una Practicante que ayudaba al Superior Goyle. Y de esta manera Glokta pone rumbo a la tierra que le convirtió en lo que actualmente es…

No hay comentarios:

Publicar un comentario