4 abr. 2012

Nimio LV: más vale tarde que nunca. Angustia máxima de la mano de Alien

Tener 25 años (un cuarto de siglo, que se dice pronto) y no haber visto Alien debería estar penado con cárcel. Esa es la conclusión de este nimio. Hace aproximadamente una semana tuve la oportunidad de ver el trailer de Prometheus, lo último de Ridley Scott que se estrenará. Lo que vi me atrajo tanto que, aprovechando que mi hermano había comprado hace poco Alien Anthology, decidí hacer un ciclo de esta saga antes de que llegara Prometheus al cine.


Resulta un poco absurdo venir ahora a explicar el argumento de una película de 1979, pero para los incultos como yo que no somos unos cinéfilos empedernidos (ni siquiera seguimos mucho cine, el día que os liste películas que no he visto me tirais a los tiburones). Alien nos cuenta los sucesos que le ocurren a la Nostromo, una nave comercial que de regreso a la Tierra despierta a sus tripulantes de su sueño criogénico ya que han recibido una señal de origen desconocido.

La tripulación viajará hasta la fuente de este misterioso mensaje y allí encontrará una forma de vida de origen extraterrestre que cambiará sus vidas. A partir de aquí no serán solo ellos los que sufran, sino que nosotros nos uniremos a su sufrimiento escena tras escena.


Partiendo de que al igual que me paso con Blade Runner, soy de los que les cuesta un poco ver películas de hace un tiempo, he de reconocer que Alien da el pego visualmente. Sí, se nota el paso de los años tanto en efectos como por ejemplo en peinados y ropas, pero no es algo que chirríe y es muy digno de elogiar lo que hizo Scott en esos años. Y vaya, no vale esperar menos de lo que va a hacer con Prometheus.

La historia parece típica, sobretodo porque ya la hemos visto en multitud de películas, libros e incluso videojuegos. Seguro que no causa la misma impresión en una persona de 2012 (como yo) que al estrenarla en 1979 pero aún así estas historias siempre calan y siempre calarán. Yo ya sabía a lo que me atenía y aún así me tuvo desde el minuto 1 en una tensión absoluta conduciéndome en la parte final a unos níveles de angustia que no muchos filmes consiguen, sobretodo del tipo de terror que se ofrece ahora.


No puedo evitar relacionarla con '2001 Odisea en el espacio' la cual vi hace como un año después de leer el libro, o la propia 'Moon', mucho menos conocida pero grandísima película que merece ser visionada. Sí, Alien es mucho más brutal en sus fundamentos y en su ejecución. Pero las 3 transmiten a la perfección esa sensación de estar SOLO en la inmensidad del espacio sabiendo que si algo malo ocurre, nadie va a venir a sacarte las castañas del fuego.Y esa situación, desde la distancia... mola.

Ahora, me queda ver las otra tres. El nivel bajará seguro, pero el buen sabor de boca de esta primera parte no se irá. Y cuando estrenen Prometheus, podréis ver por aquí mi opinión pronto, ya que será una de las pocas visitas al cine que hago a lo largo del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario