21 sept. 2012

Nimio LXVI: visitemos un mundo de fantasía en KoA:Reckoning

Os traigo otro de esos videojuegos que no encontraréis en las listas como uno de los mejores juegos de este año 2012. Y realmente no se si lo merece pero lo que sí puedo aseguraros es que estamos ante un grandísimo juego, a estas alturas a muy buen precio y que todo amante de los buenos productos debería probar. Para empezar os diré que no me he resistido a hacer este nimio sin haber terminado el jueguecito en cuestión pero considero que las 60 horas que llevo son más que suficientes para tener una opinión valida. Señores, acompáñenme a las tierra de Kingdoms of Amalur: Reckoning.


Para empezar, gráficamente no vas a ver unos gráficos espectaculares, unos efectos de partículas 'pa mear y no echar gota', unas texturas que te quiten el hipo o unas animaciones de no te menees. Porque no, Reckoning no sorprende pero lo que si ofrece es un apartado artístico de lujo. Multitud de localizaciones muy distintas entre sí diferenciando edificios de las distintas razas o territorios áridos que contrastan con bosques preciosistas. Se ha cuidado mucho este aspecto al crear un mundo completo y extenso. Y sí, aquí, a pesar de ese aspecto gráfico que no brilla, se anota un tanto.

En cuanto a la banda sonora ocurre tres cuartos de lo mismo. No es especialmente grandilocuente pero acompaña perfectamente a la acción con melodías orquestadas que sin llegar a lo épico son muy buenas y reconocibles. Los diálogos no están doblados al español, algo muy comprensible por la abrumadora cantidad de ellos, y el doblaje en ingles tampoco es perfecto ni mucho menos. Pero hay multitud de personajes con los que al menos te consiguen arrancar una sonrisa al notar un inglés muy 'pobre'. Vamos, que han cogido a un aleman por ejemplo y le han dicho '¡a hablar en inglés!' (o lo han hecho a drede que también puede ser...)


¿Y qué nos ofrece Reckoning a la hora de darle caña? Como 'Dios manda' tenemos una interesante historia principal en la que una raza amenaza la supervivencia del resto pero nosotros (un personaje creado a nuestro gusto) aparecemos en el mundo con cierta capacidad para intentar evitar el declive de esas razas. No os voy a mentir, apenas he avanzado en esta trama. Es la típica de 'héroe salva el mundo' pero atrae bastante ya que esas razas no son las típicas de historias de fantasía, sino que esta fantasía y este universo es propio en el juego.

Sin lugar a dudas donde Reckoning sí brilla y muchísimo es en su extensión y profundidad. Tiene un mundo inmenso. Y cuando digo inmenso no exagero. En el mapa que adjunto podéis apreciarlo. Y la realidad es que en cada una de esas áreas encontramos un pueblo, ciudad, asentamiento y un montón de habitantes dispuestos a ofrecernos una cantidad ingente de misiones. Misiones de muchos tipos, desde el típico 'visita una mazmorra para conseguir recuperar un tesoro perdido' pasando por ayudar a una pareja separados por sus familias al más puro estilo 'Romeo y Julieta' o llegando a afrontar misiones mucho más profundas que nos sirven para conocer mejor a las distintas razas/facciones de este mundo. Resulta tan sumamente fácil dirigirte a una misión y sin darte cuenta verte haciendo otras que no tienen nada que ver pero que teatrapan tanto que al terminar dice... ¿y yo qué estaba haciendo?


No se si llegaré a recordar a KoA: Reckoning dentro de unos años cuando eche la mirada atrás y piense en esos juegos que me marcaron, seguramente no sea así. Pero estoy convencido que es de lo mejorcito (o de lo que mejor sensación me ha dejado) que he jugado. Y es que por unos 20 euros no se puede pedir más pero tampoco deberíamos pedir mucho menos. Insisto, sus más de 60 horas y unas 120 misiones completadas (y lo que queda) le avalan. Enfundaos en vuestra armadura, afilad vuestras espadas y perdeos en Amalur mientras vivís aventuras como las de antaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario