16 ene. 2012

Nimio XLII: luchemos por descubrir la verdad de los Asesinos en AC: Revelations

Los videojuegos vuelven a aparecer por El planeta de mis Nimios después de un pequeño descanso. Descanso en cuanto a verlos por aquí ya que por lo que a mi respecta he seguido toqueteándolos durante este tiempo. Si bien es verdad que el juego del que os voy a hablar hoy he tardado más de lo que esperaba, pero os digo antes de empezar, que  NO me ha defraudado en absoluto.

La verdad es que para hablaros de este juego, de esta saga, no voy a ser nada objetivo. Es una de mis sagas favoritas de la generación y ante eso poco se puede hacer. Estoy hablando de Assassin's Creed, y más concretamente de su última entrega Revelations. Ya pudisteis ver el unboxing que hice, y ahora ha llegado el momento de daros mis impresiones sobre este juegazo.


Me voy a centrar en la jugabilidad y lo que me ha hecho sentir, pero sobre gráficos y sonido os diré un par de cosas. Gráficamente no sorprende para nada, sobretodo pudiendo comparar con otros juegos que tenemos ya y lucen mucho más. Pero luce muy bien, más aún pensando en todo lo que muestra en pantalla, una Constantinopla grandísima y llena de vida. Y yo ante eso, pues me rindo. No es lo mismo hacer un juego guiado en que tu controlas lo que el jugador ve en todo momento y que te puedes centrar en unos gráficos mucho mejores, que un juego inmenso en el que el jugador pueda ir en cualquier momento a donde le salga de ... por ahí.

Y el sonido es simplemente genial. La BSO la ha vuelto a llevar Jesper Kyd al igual que el resto de la saga y casa perfectamente con la acción, incluyendo multitud de toques árabes y coros que quedan tremendos. No tan bien está el doblaje, que si bien en algunos personajes está bastante bien, en otros es de risa. No te convencen, no muestran emociones.


De la historia no puedo decir gran cosa ya que sería destriparos los 3 videojuegos anteriores. Para mi, es una de las mejores historias de toda la generación, y como dije en twitter parece una serie de televisión brindándonos multitud de momentazos y algunos cliffhanger que te dejan con el 'culo torcio'. Solo diré que seguimos encarnando a Ezio Auditore, el cual tratará de descubrir más cosas sobre la verdadera historia de Altaïr, protagonista del primer Assassin's Creed. Además, seguiremos sabiendo nuevas cosas sobre Desmond Miles, el verdadero protagonista. Eso sí, este juego no deja de ser un puente para lo que se avecina...

Pasemos a la chicha. AC: Revelations no lo 'peta' en innovación precisamente, pero tampoco lo necesita para mi gusto. Seguimos teniendo una ciudad a nuestra disposición en la que nos encontramos misiones principales, secundarias y un montón de secretos y tesoros por encontrar. En nuestras manos está el orden que queramos llevar para llevarlas a cabo. Yo, normalmente suelo mezclar todas estas cosas para alargar la vida del juego lo máximo posible, y creo que es así como debe ser jugado.


Un problemilla a mi parecer es la ausencia de poder cabalgar, algo que en la Roma de AC: La Hermandad si podíamos hacer y ahora no, aunque supongo que este recorte será porque las calles de Constantinopla no se prestan a los caballos. Sin embargo, a veces los trayectos entre misiones pueden hacerse algo cansinos, y ese aspecto con el caballo lo solventábamos en la anterior entrega.

Seguimos pudiendo reclutar asesinos los cuales nos ayudarán en nuestras misiones o podremos enviarlos a otras ciudades de Europa para que hagan misiones y mejores sus habilidades como asesinos. Esto, que esta muy bien, debería poder ser más 'automatizable' ya que lo normal es que los tengas haciendo misiones por ahí, y cuando vuelven da mucha pereza volver a enviarlos teniendo que buscar los puntos de acceso a la hermandad. Creo que debería poder hacerse desde el propio menú de pausa.


Además de las típicas novedades en cuanto a que Ezio mejora sus habilidades, por ejemplo, mediante un gancho que además de ser un arma le permitirá moverse mejor por la ciudad, en este juego hacen acto de aparición las bombas. Unas bombas que tendremos que fabricar con materiales que vayamos encontrando y que nos servirán para matar, distraer, incordiar... a nuestros enemigos. Es un sistema bastante chulo e interesante pero que a la hora de la verdad se le saca poco partido.

Otra novedad es la defensa de las guaridas asesinas. Poco a poco iremos conquistando guaridas templarias y las convertiremos en asesinas para así poder ir 'controlando' barrios, abrir tiendas, etc. Pues el añadido consiste en que los templarios pueden decidir recuperar esas guaridas. Para defenderlas tendremos unos minijuegos de estrategia. Colocados en los tejados daremos órdenes a nuestros asesinos para que se sitúen, colocaremos barricadas, lanzaremos cañonazos a los enemigos... en definitiva, defenderemos nuestra guarida, pero sin mancharnos las manos de sangre. Un toque estratégico que la sienta bien, pero tampoco se aprovecha demasiado, a lo largo del juego habré tenido que defender solamente 3 o 4 guaridas.


Aparte de estos aspectos, no hay muchas más novedades, algunas escenas del juego cercanas a los quicktime evenots y poco más. Sí cabe mencionar dos cosas. Normalmente seremos Ezio, pero al final de cada capítulo rememoraremos partes de la vida de Altaïr. Lo manejaremos y podremos descubrir muchas cosas muy interesantes para los amantes de la saga. Esos momentos no tienen precio, y conseguirán emocionarnos con las aventuras del gran Altaïr.

En cualquier momento, podremos manejar a Desmond. Con él no tendremos momentos de acción, pero si nos enfrentaremos a unas misiones con las que descubriremos partes del pasado de su vida. En estas misiones pasamos a una visión en primera persona, y lo que tendremos que hacer será resolver puzzles para ir avanzando. A mucha gente no le han gustado, a mi no me han disgustado, son un cambio de registro que se agradece. Eso sí, estas misiones sustituyen a otras de los anteriores juegos en los que teníamos que resolver acertijos mediante cuadros, textos cifrados... y tras los cuales descubríamos más de la historia. Yo, me quedo con esos acertijos a la opción tomada en este juego.


Para ir terminando, AD: Revelations ha cumplido mis expectativas. Yo no espero un cambio radical en esta saga. Es cierto, que algunos añadidos no le vienen mal, pero AC es lo que es, tal y como es. A mi me encanta escalar edificios, recorrer la ciudad de punta a punta para ver cuanto tardo, buscar los tesoros por todos los callejones. Me encanta la ambientación, me encanta la música, me encanta el arte que tiene. Y sobretodo, estoy enamorado de su historia, y de la forma de contar. Acabé el juego hace un par de días y no puedo esperar para jugar el siguiente. Estoy HYPEADISIMO sin saber en que época será ni por donde irán los tiros. Y se que cuando salga lo compraré, fliparé y al terminar me dejará con los pelos de punta.

Eso es Assassin's Creed, un juego para sentirlo, para vivirlo y para disfrutarlo de principio a fin. Vivir vidas como asesinos: Altair, Ezio, Desmond... Y por cierto, este Revelations es importantísimo para completar la vida de Altaïr que con un único juego quedaba algo vacía y él merece mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario