23 ene. 2012

Nimio XLIV: sobre la mala educación de la gente en materia tecnológica.

En el último mes, en gran parte motivado por las fiestas navideñas y el afán de consumismo en estas fechas, me he animado a escribir este post a modo de reflexión. Estoy convencido de que entre los regalos  más regalados (valga la redundancia) estas navidades han aparecido dispositivos de la llamada electrónica de consumo. Vamos, los gadgets de los que hablé en otro nimio. No ha sido nada raro ver en tu círculo más cercano tanto tablets como e-readers, esperando para ser disfrutados por sus deseosos consumidores.

Pero tampoco ha sido raro ver como tras la excitación inicial de tener un nuevo 'juguete' con el que disfrutar, el consumidor se encuentra con que ese 'juguete' no es lo que esperaba por el mero hecho de que no tiene ni idea de que hacer con él (haberte leído el Nimio XXXI: consumir productos SI, pero con cabeza), o lo que es más grave todavía, no sabe como hacerlo funcionar correctamente. Y este es el punto que me llega a poner 'nervioso'.


Hay una cosa que debería hacer cualquier persona que adquiere un producto nuevo del tipo que sea. Leer las instrucciones. Pero bueno, ¿quién hace eso? Además esta de moda recortar a lo mínimo los manuales e incluso a distribuirlos en pdf. Si ya no leíamos las instrucciones, menos vamos a meter un DVD para buscar el pdf o incluso buscar en la página web del fabricante el documento. Seamos realistas: la instrucciones son una bacalá...

Si, son una bacalá. Aún así, la tecnología no funciona por obra del espíritu santo, y aquí es donde empieza mi 'crítica' sobre la mala educación que tiene la gente en estos temas. No termino de comprender el momento en que la gente ha dado por hecho que todo es plug&play. Encender y usar. Que ojo, hay muchos productos que salen a la venta sin haber pasado unos controles de calidad y eso hay que criticarlo. Pero por ejemplo, en el caso de una tablet si una aplicación no te funciona en un primer momento, ¿vosotros que haríais?

Os diré lo que hace mucha gente. Presuponen que es un problema grandísimo y optan por la solución rápida: le dejo el dispositivo a otra persona, normalmente informático, y que él lo arregle confiando que me lo devolverá y estará todo perfecto. Mala educación. No me refiero a que sean unos maleducados y le pidan al amigo de turno ayuda sino a que están mal educados en estos temas.


Y creo que esto viene por un factor clave. La falta de cultura de la curiosidad. Y falta de interés. Si algo no te funciona, o llama a los servicios técnicos que para algo están, o preocúpate por investigar y encontrar la solución a tu problema POR TI MISMO... y como última opción haz lo que tenías pensado como primera. Para eso está Internet, y Google lo sabemos utilizar todos. Tecleando un poco puedes encontrar gente con tu mismo problema, seguramente ya solucionado, y cuya solución la tengas a un par de clicks de distancia. Pero claro, eso es muy cansado. Es más cómodo pasarle el problema a otro. Eh, que ese otro seguramente estará encantado de ayudarte, pero también estaría bien ponerte en el lugar de esa persona y darte cuenta de que igual tiene otras cosas más importantes que hacer que arreglar algo que tú ya podías haber solucionado fácilmente.

¿A qué se debe todo esto? Como siempre, a modas. Ahora están de moda los tablets, entonces yo quiero un tablet. Pero oye, igual luego hay que configurar varias cosas antes de poder disfrutarlo al 100%. Da igual, ya le dejaré el cacharro a mi cuñao y que me lo deje todo preparado.

Soluciones a esto no hay demasiadas. A las personas de 40 años para arriba no les vas a hacer cambiar de idea a estas alturas. Lo único que queda es , para las nuevas generaciones, educarlos en la curiosidad de la que os hablo de manera que se busquen las castañas a la hora de trastear con estos gadgets.


Para acabar quiero recordar algo, aunque suene a clásico. Los informáticos no sabemos todo sobre aquello que lleve chips y que funcione con 1's y 0's. Ni mucho menos. Que yo sea informático no quiere decir que te sepa arreglar la televisión que no te funciona, ni que vaya a conseguir en 5 minutos que tu nuevo tablet te funcione como la seda. Seguramente al final lo consiga, pero voy a tener que emplear un tiempo en informarme sobre tu tablet, sobre la comunidad que tiene atrás sobre las posibles soluciones... un tiempo que en definitiva, tú mismo podías haber empleado.

Así que por favor, pensar un poco en los demás y no les deis la brasa con cualquier NIMIO problema que tengáis. Al menos de primeras. Os dejo con un ejemplo de lo que os puede pasar como sigais por ese camino ;)

1 comentario: