29 abr. 2013

Nimio XCVIII: visitemos un futuro distópico con olor a retro en Ready Player One

Los frikis también tenemos nuestro corazoncito. Muchas veces nos alimentamos de los recuerdos para convertir en cierto ese pensamiento de que 'cualquier tiempo pasado fue mejor'. Las afirmaciones del tipo 'ya no se hacen videojuegos como los de antes' o 'nunca veremos cine como el de antes' son muy comunes. Personalmente, no creo que nada de esto sea cierto sino que debemos ver cada producto situado en su tiempo. Sin embargo, por supuesto que me gusta mirar atrás y recordar todo aquello que ya hemos pasado. Y el libro de hoy, es un auténtico homenaje a todo tipo de cultura de los años 80. Conectémonos a Oasis, el MMORPG que nos plantea 'Ready Player One'.


Ernest Cline, autor de esta novela, nos presenta un mundo distópico. Esto no es nada revolucionario pero sí es muy llamativo el panorama que se presenta entonces: los humanos para huir de la triste realidad que les ha tocado vivir prefieren crearse sus propias vidas paralelas dentro de Oasis, un videojuego online masivo en el cual olvidarse de la realidad y vivir como a ellos les gustaría: desde convertirse en un caballero que recorra mundos salvando a princesas hasta ser un capitán al mando de una nave descubriendo mundos a lo largo del universo.

En esta situación se encuentra nuestro protagonista, Wade Watts, un chaval con una complicada infancia que solo encuentra cierta 'paz' en Oasis. Sin embargo, algo ocurre que cambia el curso de los acontecimientos. Tras la muerte de James Halladay, creador del videojuego y uno de los hombre más ricos del mundo, éste plantea un juego: el que gane, se quedará con toda su herencia. A partir de entonces, millones de usuarios comienzan una carrera contrarreloj para encontrar el denominado Huevo de Pascua. Y el joven Wade Watts, junto a algunos amigos, se unirá a esa carrera para intentar mejorar su vida.


No os voy a mentir: la gracia de lo que nos ofrece Ernest Cline es encontrar en sus páginas un montón de referencias culturales que han marcado nuestra infancia y juventud. Si no fuera por ello, se trataría de una novela del montón que no hubiera cosechado un gran éxito. El encontrar al protagonista hablando de películas como 'Indiana Jones' y 'Los caballeros de la mesa cuadrada' o videojuegos míticos como Pac-Man  o Asteroids, no puede provocar otra cosa más que una sonrisa cómplice en el lector (más o menos friki).

La novela no consiguió engancharme hasta bien entrada la trama. Por ratos se me hizo algo pesada y no me ofrecía nada para continuar con ella. Sin embargo, mi manía de terminar los libros que comienzo, permitió llegar a un punto en que la historia da un interesante giro que si consiguió despertar mi interés, en gran medida por hacer más presente la distopía que realmente se esconde tras Oasis, una temática que me apasiona. Desde ese momento hasta la última página no pude hacer otra cosas que leer, leer y leer.


Con todo, hay algo incuestionable, y es que 'Ready Player One' es un libro distinto. Básicamente porque al ser un texto repleto de referencias a videojuegos, series, cine, música... de los años 70 y 80, nos invita a leer pegado a un ordenador o un smartphone para buscar esas referencias que podamos desconocer para situarlas mejor. Un perfecto ejemplo de ello es la lista de Spotify que creó Cline con todas las canciones que aparecen en la novela en orden cronológico. Sin duda, todo un acierto que lleva la aventura a una experiencia no solamente literaria.

¿La obra de Ernest Cline es recomendable? Sí, siempre que te consideres un friki y hayas disfrutado de esa cultura friki cuando eras joven. ¿Es una novela que pasará a la historia? No, pero sí es algo distinto, divertido y con varios detalles bastante interesantes a tener en cuenta. En definitiva, se trata de un producto dirigido a un público muy específico al cual es muy, muy difícil que decepcione.

No hay comentarios:

Publicar un comentario