8 nov. 2011

Nimio XXVI: a salir como podamos del bosque tenebroso en Limbo

Últimamente, como habréis visto por el blog, me estoy aficionando a los juegos Arcade de Xbox Live y aquí os voy a mostrar la ultima adquisición que hice. Al igual que pasó con Shadow Complex (anterior nimio), me llevé una grata sorpresa al encender la consola y encontrarme en las ofertas de la semana el Limbo, un videojuego que fue lanzado en 2010 por 1200 MSpoints, y que durante una semana lo ofrecían al 50%, por 600 puntos me podía hacer con unos de los juegos arcade con más renombre. Y no me lo pensé.

Antes de nada, he de decir que mientras con Shadow Complex tuve clarisimo que a posteriori SI pagaría los 1200 puntos por él, tras terminar con este Limbo tengo muchas más dudas. Podría comprarlo porque me ha encantado y es una OBRA DE ARTE con todas las letras, pero una obra de arte de una duración muy limitada. Sin duda, el precio más ajustado sería 800 puntos. Pero bueno, pasemos a mis impresiones sobre él y que cada uno decida ;)


Para comentaros algo sobre la historia de Limbo (y para yo comprender algo, vaya...) he tenido que tirar de wikipedia ya que empezamos directamente el juego sin ninguna intro, y todo el desarrollo es seguido, sin escenas que nos separe capítulo y nos expliquen algo. Encarnamos a un niño que se despierta en un bosque. Para nada un bosque apacible sino todo lo contrario, un bosque tenebroso, oscuro (mas adelante entenderéis esto) y lleno de peligros los cuales debemos superar. Supuestamente estamos buscando a nuestra hermana perdida, y luchamos con todas nuestras fuerzas por encontrarlo.

Por lo visto los creadores han dejado todo esto a la interpretación del jugador. La ambientación tan onírica da pie a ello, y yo me quedaría precisamente con que estamos viviendo una pesadilla con este chaval o que éste a muerto y se encuentra de camino al infierno. Cada uno, que se monte su movida xD


Ver a Limbo en pantalla es un placer. No necesita de florituras para dejarnos con la boca abierta. Todo se resume en negros, grises y blancos. No encontramos ningún otro color. A lo largo de todo el juego no dejaremos de ver las siluetas del escenario, estaremos todo el rato rodeados de una inquietante oscuridad que hará que muchas veces imaginemos lo que tenemos delante. Unos gráficos así pueden resultar simples pero para nada.

El desarrollo es en 2D. Vamos avanzando hacia derecha o izquierda interactuando con el escenario. Y mientras tanto, en segundo plano, al fondo veremos que ocurren muchas cosas, siluetas que se mueven, nos sentiremos observados. Minimalismo a la n-esima potencia.


En cuanto a lo que nos entra por los oídos es simplemente magnífico. Y ojo, que no vamos a disfrutar con melodías espectaculares ni canciones que se nos queden en la memoria. Limbo no tiene nada de esto sino que utiliza el sonido ambiente en todo momento. Avanzamos por el bosque y escuchamos pájaros, ramas partirse, la lluvia, los silencios. Y cuando menos lo esperamos... ZASCA, pasa algo inesperado que nos hace pegar un brinco. Esta es la esencia de Limbo, juegan con nuestra inquietud y nuestro desconocimiento de lo que tenemos delante para jugar con nosotros. A su manera, es un poco un thriller, y de los mejores. Y el sonido no está solo para ambientar, será importantísimo para jugar, como veremos a continuación.

Nos encontramos con un plataformas al uso en el que tendremos que resolver muchos puzzles para ir avanzando. Hasta en la jugabilidad es minimalista. Utilizaremos analógico para movernos, un botón para saltar y otro para activar ciertos elementos. Con tan solo estos elemento ya sabemos jugar a Limbo.


Tendremos que ir avanzando y utilizar nuestro ingenio para superar los diferentes puzzles. Al principio los típicos de empujar cajas para activar botones o llegar a salientes más altos, pero la dificultad irá creciendo de manera que tendremos que combinar lo anterior sincronizando con ascensores o incluso haciendo uso de campos magneticos o cambios de gravedad. La dificultad no es endiablada, pero tengo que reconocer que en algunos momentos he necesitado un buen rato para superar los problemas.

En ningún momento utilizamos armas, o sea que no mataremos a nadie. Al menos por nosotros mismos. Si que podremos ayudarnos del escenario para matar a los enemigos con los que nos encontremos. Los grandes peligros a los que nos encontraremos serán el agua (no sabemos nadar), las caídas al vacío, los aplastamientos y todo tipo de trampas que hay dispersos por el escenario. ¡Eh! y moriremos muchas veces...


Aunque al aspecto gráfico y al sonido les he dado su propio apartado, tienen que ver muchísimo con la jugabilidad. El primero tenemos que utilizarlo para intuir lo que nos espera y deberemos estar especialmente atentos a cualquier cambio en la iluminación para anticiparnos a peligros. La luz y la oscuridad lo son todo en Limbo.

Y el segundo cobra fuerza según avanzamos. Todo el ambiente que nos rodea tiene un significado. El mínimo ruido puede (y debe) alertarnos de que se nos acerca un enemigo por ejemplo. E incluso, simplemente escuchando debemos calcular los tiempos para saltar o activar ciertos interruptores en el momento justo. En ciertos momentos, jugaremos más con el oído que con la vista.


Yo he terminado el juego al 81%, me faltan objetos secretos por encontrar que en una segunda partida intentaré conseguir. El juego no marca el tiempo que has necesitado pero os digo más o menos... En 2 días lo he acabado y calculo que me ha durado entre 4-5 horas. Eso es lo malo, sabe a poco y te deja con ganas de más.

Lo recomiendo si entiendes los videojuegos como un arte, que es como lo hago yo. Si no, te aconsejo que veas el trailer final y busques un poco más de información porque no es un juego para todos los públicos. Personalmente, lo veo más como una experiencia que como un juego (igual que por ejemplo Flower de PS3). Limbo te hace comerte el coco y te deja unas sensaciones muy buenas. Visual, sonora y jugablemente delicioso; si finalmente te decides a jugarlo no te dejará indiferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario