6 feb. 2012

Nimio XLVII: viajemos a un futuro incierto en 1984 de George Orwell

Entre tanta tablet, voy a sacar un ratillo para hablaros un poco sobre el libro que acabo de terminar. He tardado un mes exacto desde que lo empecé, si bien es cierto que en gran medida la culpa ha sido de la llega de la Sirius a mis manos ya que el tiempo que antes dedicaba al Kindle, este mes lo he tenido que repartir entre comics y este libro.

Sin embargo, en estos últimos días lo he vuelto a coger a tope, y lo he devorado. Se trata de 1984 de George Orwell. A raíz de la lectura de 1Q84 de Murakami conocí la existencia de la obra de Orwell, y leer un par de críticas buenas hizo que me decidiera con él. Eso sí, tan solo voy a comentaros QUÉ ES 1984 y deciros lo que me ha hecho sentir, pero muy breve. 1984 merece ser vivido de principio a fin sin saber mucho de él.


Sabiendo que 1984 fue publicado en 1949, nos encontramos con un hipotético futuro en el que la humanidad esta de capa caída. El mundo se divide en 3 grandes superpotencias: Oceanía, Asia Oriental y Eurasia. En concreto, la novela se centra en Oceanía, aunque en la práctica poco importa. No os comentaré nada sobre los personajes que aparecen ya que lo más importante es hablaros de la sociedad que se describe.

Encontramos una dictadura en la que el Gran Hermano es la imagen del poder que tiene el Partido. Todos deben adorar al Gran Hermano y no rebelarse a los preceptos del Partido. Y al Partido pertenecen todas las personas, a excepción de los proles... pero claro, estos no son considerados personas. Son inferiores y simplemente se les mantiene entretenidos para que no armen jaleo.


Pues bien, en esta sociedad en la que por cualquier cosa, sobretodo por practicar el crimental (como se llama en la novela, ya que el Partido incluso quiere cambiar la lengua e implantar la Neolengua, una lengua para mantener a las personas aún mas bajo control.), crimen mental, lo que viene a ser atentar contra el Gran Hermano aún sin hacer nada, solo por pensarlo inconscientemente, el Partido te puede hacer desaparecer. Ante esta situación veremos la visión de un personaje que realmente pone en duda todo lo que le rodea y que llega a pensar en si se puede cambiar este mundo que está viviendo. ¿Podrá hacerlo finalmente a lo largo de la historia que nos narra Orwell?


Lo cierto es que llegó un momento en que, no es que me llegara a aburrir 1984, sino que no veía suficiente aliciente para continuar. Y con la tablet ahi enfrente... pfff complicado. Pero al retomarlo... mamma mia. El futuro que Orwell nos hace vivir (sí, porque realmente sentimos estar en Oceanía) es simplemente desolador. Tan solo pensar en un futuro así en el que no tienes ninguna clase de libertad, a todas horas estas vigilado y en cualquier momento pueden venir a recogerte hace que se te ponga el corazón en un puño. Aunque bien pensado... ya se ha vivido algo no tan distinto por aquí...

1984 ha de ser leída si o si. No hay más opciones. Descubrir los entresijos del Partido, cómo piensan los integrantes de éste, ver cómo actúan, alucinar con la Neolengua y con términos como el doblepensar (pensar una cosa y al mismo tiempo pensar lo contrario, y para mejorarlo sin ser consciente de que piensas ambas a la vez) es una experiencia única. Y según se acercaba el final de la historia... increíble, de verdad. He llegado a pasarlo verdaderamente bien, o mal, o yo que sé. En definitiva, he viajado a un mundo futuro y he podido sentir todo lo que Orwell ideó en su cabeza

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

No hay comentarios:

Publicar un comentario