30 oct. 2011

Nimio XXIV: intentaremos sobrevivir (una vez más) al apocalipsis en Rage

Casi un mes después voy a hacer otro nuevo nimio del videojuego que me acabo de terminar. Y es que me ha sorprendido gratisimamente la duración y diversión que le he exprimido a este juegazo. Un juego del que conocía su existencia pero realmente no me terminaba de llamar la atención para comprarlo de inicio. Fue en la Gamefest tras probarlo cuando su apartado gráfico me dejó con la boca abierta. Y posteriormente descubrí los cambiazos de Mediamarkt. Ofertón: entregabas cualquier videojuego y te llevabas Rage por 30 euros. Dicho y hecho. FIFA 08 entregado y Rage para casita.


Y desde entonces prácticamente ha pasado un mes durante el cual he podido disfrutarlo Voy a empezar comentando lo que me ha durado. Algo que me escamó fue ver en distintos medios que la duración de Rage oscilaba sobre las 12-15 horas. Realmente es una duración muy buena para un shooter, pero me sabía a poco. Pues bien, será que lo he disfrutado al más mínimo detalle porque me ha durado exactamente 20 horas. Y me han quedado algunas misiones secundarias, carreras y todo el multijugador. De ello hablaremos más adelante.

El apartado del que más adolece sin lugar a dudas es la historia. Nos ponen en situación diciéndonos que el asteroide Apophis cae sobre la Tierra acabando con prácticamente toda la humanidad. Sin embargo, una serie de humanos son criogenizados en las denominadas Arcas y ocultados para en el futuro reactivarlos y que se vuelva a repoblar el planeta. Unos de esos humanos somos nosotros y nos despertamos en medio de una alarma en nuestra arca. Nos encontramos con un mundo completamente distinto poblado por bandidos. Un clan nos salva y desde aquí lucharemos por sobrevivir para al final, sin comerlo ni beberlo, hallarnos entre los buenos y los malos y luchando por salvar al mundo.


Esta es por encima la historia sin entrar en spoilers. El problema es que apenas se profundiza en ella sino que nos dedicamos a hacer misiones porque sí, para ayudar a los que suponemos son los buenos y poco más. Apenas se nos explica nada. Una pena ya que un mundo tan interesante queda un poco desaprovechado.

Casi que hasta aquí es donde vais a leer algo malo de Rage. Pasemos a lo visual. Gráficamente es de lo más bruto que se puede ver en X360. Los entornos son preciosistas a más no poder y en ocasiones nos parecerá estar viendo un lienzo. Pequeño toque por la carga de texturas que es constante, pero comprensible ante todo lo que vemos en pantalla. Visitaremos distintas 'mazmorras' de las distintas facciones, todas muy diferentes entre ellas. Y en cuanto a personajes, hay que aplaudir el apartado artístico, esa mezcla de aspecto postapocalíptico ciberpunk y vestimentas a lo cowboy le sienta genial. Además, son increíbles las animaciones, especialmente de los enemigos.

Ah, y lo más destacable, lo fluido que funciona el juego. Mantiene los 60 fps en todo momento sin que veamos ni una sola ralentización. Y creedme, llega a haber mucha carga de enemigos en ciertas peleas.


La música liga perfectamente con la acción que vemos en pantalla. Podemos estar escuchando un tema muy tranquilo por el yermo que cambia drásticamente si se nos acercan enemigos y que se convierte en un ritmo frenético. Especial mención en las 'mazmorras', donde encontraremos una música de suspense que nos irá preparando para cualquier susto a la vuelta de la esquina.

Está doblado al castellano y con voces más que aceptables, si bien tengo que darle un tirón de orejas a Id software ya que algunas conversaciones se cortan repentinamente antes de que acaben de hablar los personajes y nos quedamos con la duda de todo lo que nos decían. Como colofón muy buenos efectos sonoros sobre todo en armas y gritos guturales de enemigos.


Pasemos a lo que para mi es lo mejor. La jugabilidad. Rage destaca por tener un desarrollo abierto, pero la realidad es que no llega a ser tan, tan abierto. Nos encontramos con un extenso mapa por el cual nos moveremos libremente en un vehículo, y dispersados por este mapa están las distintas localizaciones que visitaremos. Dentro de estos lugares, todo es bastante pasillero. ¿Entonces donde reside esa libertad? En que nosotros decidimos en cada momento lo que queremos hacer.

Por un lado tendremos las misiones principales (que nos harán avanzar en la historia) y por otro las secundarias que no es obligatorio hacerlas pero muy aconsejable para conseguir dinero y ciertas cosillas. Unas secundarias que además suelen ser bastante interesantes en comparación con lo visto en otros juegos. A parte en las ciudades que visitamos hay unos circuitos en los que podremos competir en carreras para ganar dinero y mejorar nuestro vehículo. Si esto fuera poco, por el yermo hay multitud de curiosidades a encontrar y guiños a otros juegos de Id Software.


Rage es un shooter en primera persona, pero también tiene algunas reminiscencias roleras. Si bien no hay que subir de nivel habilidades, nos encontramos con ciertos toques sobretodo en cuanto a la personalización de armas mediante municiones y la creación de algunos objetos mediante recetas que nos pueden ser muy útiles. Con todo, tiene esa personalidad que imprime Id Software a sus juegos y que los hace frenéticos. A ello ayuda una IA de los enemigos fantástica, que no se conforman con esperarte sino que te harán emboscadas e irán a por ti a muerte.

¿Cómo aconsejo jugar? Pues como yo lo he hecho. He intercalado lo más posible todos estos ingredientes. Hacía una misión principal, luego una carrera, después una secundaria para seguídamente perderme por el yermo matando bandidos. Combinando todo lo que nos ofrece Rage

En resumen, ni siquiera dudo que para mi Rage es uno de los mejores juegos del año. Aunque la historia como he dicho no es gran cosa, y el final es un bluff en toda regla, toda la diversión que me ha dado superan lo poco malo que tiene. Y aún encima me queda por disfrutar bastante, con un multijugador con misiones exclusivas en modo cooperativo, y las secundarias que me han quedado por hacer. MUY RECOMENDABLE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario