10 oct. 2012

Nimio LXXI: paradojas temporales en Continuum

Una de las más gratas sorpresas que me he llevado a lo largo de este año en cuanto a series se refiere me la ha dado una que ni estaba ni se la esperaba pero que llegó. Una serie canadiense que ha encontrado un hueco muy interesante a tratar en el mundo de la ciencia ficción. Hoy os traigo Continuum, historia creada por Simon Barry y protagonizada por la más que guapa Rachel Nichols.


Continuum nos traslada a un hipotético año 2077 en el que las grandes corporaciones han conseguido la totalidad del poder y en el que un grupo terrorista se enfrenta a esta desigualdades. Cuando parece que Liberate (así se llama el grupo) va a ser derrotado, consiguen viajar en el tiempo hacia el pasado para retomar ahí su lucha. Llegan a 2012 por lo que tienen mucho tiempo para cambiar el curso de las cosas pero con lo que no contaban era con que Kiera Cameron, una 'policía' de 2077 les acompañaría en este viaje de manera accidental.

A partir de este prólogo ya podéis imaginar las cosas que nos plantea la trama: la angustia de Kiera que sin entender la razón se encuentra con que ha dejado a su familia en el futuro y se encuentra completamente sola, las dificultades al no poder explicar abiertamente 'oye, que vengo del futuro y se ha liado pardísima', el típico dilema sobre si al tener contacto con antepasados podría producir cambios en el futuro y otras cuantas inquietudes producidas por la paradoja temporal que se crea.


La serie aprovecha la situación de crisis actual para darnos una visión de lo que posiblemente ocurra en el futuro. Y es que aunque la 'buena' sea Kiera no será fácil dejarnos atraer por las ideas defendidas por Liberate; el problema es cuando para imponer esas ideas tan sensatas terminas matando a miles de personas inocentes. Pero sinceramente es complicado no identificarse con Kagame (líder de Liberate) y compañía.

También me gustaría mencionar a Alec Sadler, un chaval con una inteligencia fuera de lo normal y experto informático que ayuda a Kiera desde su llegada. Un personaje que en el futuro consigue mucha importancia y que iremos descubriendo según avancen los capítulos.


Y por último tengo que hablar sobre los efectos especiales que si bien no son parte fundamental de la trama ya que ésta se lleva a cabo en el presente si tienen cierta importancia. Por una parte los encontramos en los flashforwards hacia 2077 donde vemos una sociedad superavanzada tecnológicamente. Y por otra en el traje que utiliza Kiera, una especie de organismo propio que le proporciona ciertas 'ayudas' tanto en combate como a la hora de investigar.

En fin, una serie que con tan solo esta primera temporada de 10 capítulos se ha ganado un hueco en mi lista de series a seguir de cerca. Más aún con un final de los que te dejan con 'el culo torcío' y un montón de misterios por resolver así que no nos queda otra que esperar hasta su estreno en 2013 y seguir viviendo entre dos aguas: el 2012 y el 2077.

No hay comentarios:

Publicar un comentario