28 oct. 2012

Nimio LXXIV: llegaron las VII Jornadas de la Tapa (I)

Como ocurre desde hace varios años en Albacete, durante Octubre nos engalanamos para las Jornadas de la Tapa, y al igual que hice el año pasado, aquí os traigo las que he tenido oportunidad de probar. Entre unas cosas y otras tan solo he podido disfrutar durante dos días de esta experiencia, así que tendréis dos nimios con las tapas que nos decidimos a probar. Tenemos como novedad este año que el precio de tapa+caña se ha igualado en todos los sitios por lo que por 3 euros podíamos disfrutar de ambos.


El primer viernes de mes tocó hacer una ruta de la tapa familiar, y nos decantamos a hacerla por los bares de mi barrio ya que así eludíamos coger el coche. Como primera estación elegimos Los Zagales donde nos encontramos con 'Tosta de jamón de Teruel con virutas de foie', una tapa que si bien no estaba mala podía haber sido más de lo que fue, básicamente porque el jamón no se hasta que punto era de Teruel y el sabor del foie era casi imperceptible. Aún así hay que reconocer que la cebolla caramelizada con la canela espolvoreada y las pasas que acompañaban a la tapa daban lugar a un sabor cuanto menos curioso y nada malo.


La siguiente para fue el Cuartero, un bar que visitaba muchísimo en mi infancia pero que hacía mil años que no estaba. Su propuesta se llamaba 'Tierra y Mar', nombre críptico tras el que esperábamos encontrar carnaza y pescado junto pero no, nos hicieron un ZAS en toda la boca. Lo que encontramos eran dos especies de sandwich en los que las veces de pan la hacían una rodaja de calabacín y otra de berenjena, ambas en tempura y el relleno consistía en tomate y atún (el típico relleno de las empanadillas). Sorpresa muy grata ya que no soy muy 'fan' del calabacín/berenjena pero con la tempura resultaban muy agradables y resultaba una mezcla muy sabrosa.


Para terminar decidimos ir a uno de los mejores sitios de Albacete, el Cuerda, en la misma calle que el Cuartero. Y encontramos las Pan-Tuflas, tapa que descubrimos una semana antes por un chivatazo del jefe. Pues bien, como podéis ver en las fotos, en la presentación ya se merecía un premio. Una pequeña caja de zapatos donde encontrabamos estas pantuflas comestibles. Unas pantuflas que consistían en un panecillo de leche rellenos en un caso con una crema de coliflor y callos y en el otro con una crema de queso con setas. Personalmente me quedo con la segunda ya que me encantan las setas pero como punto negativo le pondría los panecillos de leche ya que ese dulzor... no se, no se...



En resumen, una primera jornada en la que fuimos de menos a más  y en la que acabamos con una originalidad desbordante con estas Pan-Tuflas. En unos días, os traigo la segunda jornada que hicimos. Otras tres tapas y en este caso con amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario